24 septiembre 2015

El golpe de Estado griego: Liquidez como arma de coacción por Ellen Brown (Web of Debt/Truthdig)

The Greek Coup: Liquidity as a Weapon of Coercion 
por Ellen Brown (Web of Debt/Truthdig)
El golpe de Estado griego: Liquidez como arma de coacción
«"Mi padre le hizo una oferta que no pudo rechazar. Luca Brasi apuntó una pistola a su cabeza y mi padre le aseguró que ya sea su cerebro o su firma, estarían en el contrato. "
-El Padrino (1972).
En el sistema bancario mundial moderno, todos los bancos necesitan una línea de crédito con el Banco Central con el fin de formar parte del sistema de pagos. Cortar esa línea de crédito fue una forma de chantaje que el gobierno griego no pudo rechazar. 
El ex ministro de Finanzas griego Yanis Varoufakis está siendo acusado de traición por explorar la posibilidad de un sistema de pago alternativo en el caso de una salida de Grecia del euro. La ironía de todo esto fue subrayada por Raúl Ilargi Meijer, quien opinó en un blog el 27 de julio: 
"El hecho de que estas cosas se tuvieron en cuenta no significa que Syriza estuviera planeando un golpe de Estado...  Si usted quiere un golpe de estado, mire en cambio a la Troika luchando por el control de las finanzas nacionales griegas. Eso es un golpe de Estado si alguna vez se vio uno.
Dejemos que una comisión independiente eche un vistazo sobre cómo diablos es posible que un grupo de instigadores y agitadores no electos consigan un control completo sobre toda la estructura financiera de un gobierno miembro de la zona euro, elegido democráticamenente. Por todos los medios, vamos a ver los argumentos legales para ello."

Entonces, ¿cómo se llevó a cabo ese golpe? La respuesta parece ser a través de la extorsión. El Banco Central Europeo amenazó con cortar la liquidez que los bancos -incluso los solventes- necesitan para mantener sus saldos contables del día a día. Esa amenaza se hizo efectivamente en el período previo al referéndum griego, cuando el BCE cerró el grifo de la liquidez y los bancos griegos tuvieron que cerrar sus puertas. Los negocios se quedaron sin suministros y los pensionistas sin comida. ¿Cómo se justificó ese acto aparentemente criminal? Aquí es el razonamiento bastante torturado del presidente del BCE, Mario Draghi, en una conferencia de prensa el 16 de julio: 
"Hay un artículo en el Tratado [Maastricht] que dice que, básicamente, el BCE tiene la responsabilidad de promover el buen funcionamiento del sistema de pagos. Pero esto tiene que ver con... la distribución de los billetes, monedas. No con la provisión de liquidez, que en realidad está regulada por una disposición diferente, en el artículo 18.1 de los Estatutos del BCE: "Con el fin de alcanzar los objetivos del SEBC [Sistema Europeo de Bancos Centrales], el BCE y los bancos centrales nacionales puede realizar operaciones de crédito con entidades de crédito y otros participantes del mercado, con préstamos basados en garantías adecuadas." Esta es la disposición del Tratado. Pero nuestras operaciones no eran operaciones de política monetaria, sino operaciones ELA [Asistencia de Liquidez de Emergencia], por lo que se rigen por un acuerdo separado, lo que hace referencia explícita a la necesidad de contar con garantías suficientes. Así que, en definitiva, la provisión de liquidez nunca ha sido incondicional e ilimitada." [Énfasis añadido.] 
En un post del 23 de julio en Naked Capitalism, Nathan Tankus llama a esto "una declaración verdaderamente impactante." ¿Por qué? Porque todos los bancos confían en sus bancos centrales para liquidar pagos con otros bancos. "Si el buen funcionamiento del sistema de pagos se define como la capacidad de las instituciones de depósito para compensar los pagos", dice Tankus ", el banco central debe asegurar que los saldos de liquidación estén disponibles a algún precio." 
Cómo funciona el Sistema de Pagos 
El papel del banco central en el sistema de pagos es explicado por el Banco de Pagos Internacionales así:
"Una de las principales funciones de los bancos centrales es ser el guardián de la confianza pública en el dinero, y esta confianza depende fundamentalmente de la capacidad de los agentes económicos para transmitir dinero e instrumentos financieros sin problemas y de forma segura a través de sistemas de pago y liquidación. ...Bancos centrales proporcionan un activo de liquidación seguro y en la mayoría de los casos operan los sistemas que permiten la transferencia de ese activo de liquidación."
A nivel internacional antes de 1971, este "activo de liquidación" era el oro. Más tarde, se convirtió en "saldos de liquidación" electrónicos o "reservas" que se mantienen en el banco central. Hoy en día, cuando el dinero viaja por cheque del banco A al Banco B, el banco central asienta la transferencia simplemente ajustando los respectivos saldos de reserva de los bancos, restando de uno y sumándoselo al otro. 
Los cheques continúan yendo y viniendo durante todo el día. Si la cuenta de reserva de un banco se queda corta al final del día, el banco central lo trata como un sobregiro automático en la cuenta de reserva del banco, prestando efectivamente al banco el dinero en forma de "liquidez" electrónica hasta que el sobregiro se puede borrar. El banco puede subsanar el déficit mediante la atracción de nuevos depósitos o préstamos de otros bancos con exceso de reservas; y si todo el sistema se queda corto de reservas, el banco central crea más para mantener la liquidez del sistema.
El ejercicio más dramático de esta función de liquidez se vio después de la crisis bancaria de 2008, cuando el crédito se congeló y los bancos había dejado en gran medida de prestarse entre sí. La Reserva Federal de Estados Unidos entró y avanzó más de 16 billones de dólares a las entidades financieras a través del TAF (Financiación a plazo en dólares), el TALF (Servicio de Préstamos a Plazos con Respaldo de Bienes), y servicios similares, a casi cero interés. Activos invendibles tóxicos se convirtieron en "una buena garantía" por lo que los bancos pudieron mantener su solvencia y mantener sus puertas abiertas. 
Liquidez como herramienta de coerción
Así es como la Fed ve su papel, pero el BCE evidentemente tiene otras ideas sobre esta herramienta de liquidez. Permitir a los bancos de un país el "acceso a operaciones de política monetaria" es visto por el BCE no como algo obligatorio, sino discrecional respecto al banco central. Y como condición para el acceso, si los bonos de un país están "por debajo del grado de inversión", el país debe estar bajo un programa del FMI -lo que significa que debe someterse a medidas de austeridad forzada. Según el vicepresidente del BCE, Constâncio, en la misma conferencia de prensa:
"Cuando un país tiene una calificación que está por debajo del grado de inversión, que es el mínimo, entonces para acceder a las operaciones de política monetaria, tiene que tener una exención. Y la exención se concede si hay dos condiciones. La primera condición es que el país debe estar bajo un programa con la UE y el FMI; y en segundo lugar, tenemos que valorar que hay un cumplimiento creíble con un programa de este tipo." [Énfasis añadido]
La liquidez se proporciona sólo bajo "garantías adecuadas" -por lo general los bonos del gobierno. Pero si los bonos son "adecuados" no está determinado por su precio de mercado. Más bien, se exigen concesiones políticas. El gobierno debe vender activos públicos, recortar los servicios públicos, despedir a los trabajadores públicos, y someter sus políticas fiscales a la supervisión de burócratas no electos que pueden dictar cada partida del presupuesto nacional.
Tankus observa:
"Europa cuenta ahora con un sistema en el que se pueden producir problemas de liquidez e insolvencia y pueden ser generados deliberadamente (al menos en parte) por el banco central. Entonces la Troika puede obligar a ese país a entrar en un "programa del FMI" si quiere seguir teniendo un sistema bancario que funcione. Por otra parte, el banco central puede optar por simplemente "suspender la convertibilidad" a la unidad de cuenta [es decir, cortar el suministro de euros] y forzar la limitación de acceso a los depósitos [recortes y recapitalizaciones internas (bail-ins)] hasta que los bancos sean solventes de nuevo."
Empujados por el acantilado por la mafia financiera 
¿Fueron los problemas de liquidez e insolvencia generados intencionalmente en el caso de Grecia, como Tankus sugiere? Hagamos repaso. 
Primero fue el esquema de derivados vendidos a Grecia por Goldman Sachs en 2001, que casi duplicó la deuda de la nación para el año 2005. 
Luego fue la crisis del crédito inducida por los bancos de 2008, cuando el BCE coacció a Grecia para rescatar a sus bancos privados insolventes, lanzando el propio país a la bancarrota. 
Esto fue seguido a finales de 2009 por la exageración intencional de la deuda de Grecia por un agente de Eurostat que más tarde fue juzgado penalmente por ello, lo que provocó el primer rescate y el acompañamiento de medidas de austeridad. 
El primer ministro griego fue reemplazado más tarde con un tecnócrata no elegido, ex gobernador del Banco de Grecia y vicepresidente después del BCE, que se negó a realizar una reestructuración de la deuda y en su lugar supervisó un segundo rescate masivo y nuevas medidas de austeridad. Se estima que el 90% del dinero del rescate fue derecho de nuevo a las arcas de los bancos. 
En diciembre de 2014, Goldman Sachs advirtió al Parlamento griego de que la liquidez del banco central podría cortarse si el partido Syriza era elegido. Cuando fue elegido en enero, el BCE cumplió la amenaza, cortando la liquidez bancaria a un goteo.
Cuando el primer ministro Tsipras convocó un referéndum público en julio en el que los votantes rechazaron la austeridad brutal que se les imponía, el BCE cerró los bancos. 
El gobierno griego fue puesto de rodillas a la manera de la mafia, hasta que se vio obligado a abandonar su soberanía nacional y ver sus tesoros públicos vendidos pieza por pieza. Mentes mal pensadas podrían inferir que se trataba de una maniobra calculada diseñada desde el principio para poner activos preciados de Grecia en subasta, una adquisición hostil y liquidación de activos en beneficio de aquellas entidades adineradas en condiciones de comprarlos, incluyendo los propios bancos, los fondos de cobertura y los especuladores decisivos en el aumento de la deuda griega y la destrucción de la economía.
No soberanía sin control sobre la moneda y el crédito
En la conferencia telefónica grabada por la que Yanis Varoufakis se enfrenta actualmente a cargos de traición, expuso la trampa en la que los países de la zona euro están ahora. Parece que prácticamente no hay manera legal de liberarse del euro y de la dominación de la Troika. El gobierno no tiene acceso a los archivos de datos críticos de sus propios bancos, que son controlados por el BCE.
Varoufakis dijo que esto debe alarmar a todos los gobiernos de la UE. Como el Primer Ministro canadiense William Lyon Mackenzie King advirtió en 1935: 
"Una vez que una nación se separa del control de su moneda y el crédito, no importa quién haga las leyes de la nación. La usura, una vez en el control, arruinará cualquier nación." 
Para que una nación pueda recuperar el control de su moneda y crédito, necesita un banco central con el mandato de servir a los intereses de la nación. La banca debe ser un servicio público, al servicio de la economía y las personas.»
Ellen Brown es un abogada, fundadora del Public Banking Institute (Instituto de la Banca Pública), y autora de doce libros, entre ellos el best-seller Web of Debt (Telaraña de deuda). Su último libro, The Public Bank Solution (La Solución de Banca Pública), explora modelos de banca pública históricamente exitosos en el mundo. Sus más de 300 artículos están en EllenBrown.com. Escucha "Es nuestro dinero con Ellen Brown" en PRN.FM.