21 julio 2015

Wikileaks: los techos de las embajadas de Estados Unidos tienen orejas, la prueba por Pierre Alonso, Jean-Marc Manach y con Julian Assange (Libération)

WikiLeaks: les toits des ambassades américaines ont des oreilles, la preuve 
por Pierre Alonso, Jean-Marc Manach y con Julian Assange (Libération
Wikileaks: los techos de las embajadas de Estados Unidos tienen orejas, la prueba
Una nota de la NSA confirma que Washington utiliza el techo de sus embajadas para escuchar a sus socios europeos.
«Una nueva nota de la NSA, publicada por WikiLeaks en colaboración con Libération, Mediapart y el Süddeutsche Zeitung, muestra que EE.UU. espía a Europa y a sus líderes desde sus sedes diplomáticas en el corazón de las capitales europeas. Son tres letras en la parte inferior del documento lo que lo demuestra: "SCS" por "Special Collection Service" (Servicio de Recolecciones Especiales), una unidad común de la NSA y la CIA especializada en operaciones de vigilancia encubierta.

Su existencia ya era conocida, pero la nota de la NSA confirma que estas estaciones de escucha se utilizan, no para la prevención del terrorismo, sino contra el personal político europeo para informar a Washington y a sus aliados más cercanos de las posiciones de unos y otros. En este documento clasificado "Top Secret", los "dirigentes alemanes" aparecen como el objetivo de la interceptación analizada por la NSA. Se habla de una conversación mantenida el 13 de diciembre de 2011 entre un asesor cercano a Angela Merkel, Nikolaus Meyer-Landrut, y Xavier Musca, entonces secretario general del Elíseo, un puesto clave próximo a la presidencia de la República.
Los dos hablan a propósito de un nuevo tratado de la Unión Europea, del que se discutía en 2011. Impulsada por la canciller alemana para reforzar la gobernanza de la zona euro, recibe en principio una recepción favorable en Sarkozy. Que se distanciará del más tarde coincidiendo con el inicio de su campaña dos meses más tarde. Entrevistado por Libération y Mediapart, Xavier Musca juzga la conversación "creíble y coherente" con el tipo de preocupaciones de entonces. Sin embargo, dijo que en los temas más sensibles, las comunicaciones se hacían a través de medios seguros.
El consejero alemán también menciona la posición de Suecia, "enojada" por la decisión británica de no participar en la reforma de las instituciones. La nota de la NSA lleva el sello "FVEY" (o "Cinco Ojos", el círculo cercano de los aliados de Washington como Gran Bretaña, Canadá, Australia y Nueva Zelanda), lo que significa que será leída en Londres. Pero no es tanto el contenido del documento como los medios utilizados para obtener esta información lo que llama la atención. EE.UU. ha recurrido a la  extensa red de espionaje que tienen en Europa, incluyendo al menos 19 estaciones de escuchas secretas del programa SCS, incluyendo Atenas, Frankfurt, Ginebra, Madrid, Roma, Viena... 
Potemkin 
En Berlín, el dispositivo de la CIA y la NSA se encuentra en el techo de la embajada de Estados Unidos, cerca del Bundestag, el Parlamento alemán. Un documento interno de la NSA, con fecha de 2010 y publicado el año pasado por Der Spiegel reveló ya que equipo del SCS estaba allí activo en secreto. Varios expertos entrevistados por la revista confirmaron después que la configuración del sitio correspondía a una estación de espionaje. Ahora sabemos qué uso se hizo de ella.
Incluso en París, las "orejas" americanas escuchan desde lo alto de su embajada, situada a unos cientos de metros del Palacio del Elíseo, de los Ministerios de Interior, Justicia, Relaciones Exteriores, Defensa, la Asamblea Nacional, y varias otras embajadas. El bloguero "Zone d’Intérêt" (Zona de Interés), había publicado por primera vez una foto de la instalación en diciembre de 2013 (véase Libération de 23 de junio). Durante una visita a Francia en junio de 2014, el periodista de investigación británico Duncan Campbell, que había puesto de manifiesto el alcance de los sistemas de interceptación de la NSA y GCHQ, el servicio de inteligencia técnica británico, había bromeado acerca de la manera a lo Potenkim de camuflar la casamata, groseramente cubierta de ventanas en trampantojo para ocultar el equipo de intercepción. Según Campbell y "Zone d’Intérêt" se trataría de paneles "dieléctricos", que permiten que las señales electromagnéticas y señales los atraviesen sin provocar interferencias. Consultando las fotos de satélite de los archivos de Google Earth, el bloguero había estimado que la estación de espionaje se instaló entre 2004 y 2005.
Interceptación
Las capitales europeas no son los únicas atacadas por la inteligencia estadounidense. Según el documento de Snowden revelado por Der Spiegel, la "presencia global" del SCS se extendia en 2010 a 80 ciudades, en las cuales 74 había personal destacado. Para esta espionaje en el extranjero, los Estados Unidos cooperan con sus aliados más cercanos. Un programa llamado "Stateroom" reune las estaciones de escucha de las embajadas estadounidenses, británicas, canadienses y australianas. En Viena, un pequeño casamata, típica de las instalaciones de interceptación de telecomunicaciones, remata la Embajada del Reino Unido...
Estás instalaciones no sólo están disimuladas, sino que su propia existencia es desconocida para la mayoría de las personas que trabajan en ellas. "Estos sitios son pequeñas en número y reducidas en el personal que las compone. Son ilegales y la mayoría del personal diplomático destinado en el recinto no conoce su misión exacta", detalla la NSA en el glosario publicado por el semanario alemán. Todo es interceptado, indica Der Spiegel: las señales celulares (móviles), las redes inalámbricas (Internet), las comunicaciones por satélite. Los objetivos (los "selectores") son designados por un grupo específico dentro de la NSA, la oficina de objetivos de interés primarios (TOPI). 
Las estaciones clandestinas están hoy identificados,  su papel demostrado, su uso confirmado. ¿Cómo reaccionarán las capitales europeas en esta ocasión? Cuando se produjeron las revelaciones de Der Spiegel en octubre de 2013, el canal de televisión pública ARD habían usado una cámara térmica para mostrar que la estación SCS ubicada en el techo de la embajada estadounidense en Berlín emitía una fuerte radiación electromagnética. Al día siguiente de la publicación, después de una enojada llamada de teléfono de Angela Merkel a Barack Obama, la temperatura había bajado significativamente, lo que indicaba que la instalación se había apagado, total o parcialmente. Desde las revelaciones de espionaje a políticos alemanes en la noche del miércoles (véase Libération de 2 de julio), la Cancillería "invitó" al embajador de Estados Unidos a explicarse. El fiscal federal está estudiando la posibilidad de abrir una nueva investigación, después de presentar a mediados de junio el caso de las escuchas al móvil de Angela Merkel. 
En Francia, los políticos clamaron de indignación al enterarse de que tres presidentes de la República habían sido espiados. Sin extraer consecuencias de su indignación. Contactado, el Palacio del Elíseo se negó a realizar ningún comentario remitiendo a las declaraciones "de 2013 y de la última semana." ¿Se atreverá François Hollande a pedir a Barack Obama que apague la estación de escucha a un paso de su jardín? Probablemente no: desde que se reveló su existencia ninguna fuente oficial francesa ha planteado claramente tal requisito.
La nota de la NSA en el sitio de WikiLeaks

La traducción de la nota
Alemanes, franceses quieren un nuevo Tratado de la UE; Suecia podría unirse debido a su enfado con RU (Reino Unido)
(TS//SI-G//OC/RET TO USA, FVEY)  Francia y Alemania buscan, a mediados de diciembre, desarrollar un nuevo tratado de la UE, destinado a evitar futuras crisis financieras como la que afecta actualmente a la unión. Un funcionario del Palacio del Eliseo deseaba informar a la canciller alemana, Angela Merkel, que el presidente Nicolas Sarkozy prefiere iniciar este proceso con una reunión "cordial" y una reflexión común en lugar de una sesión de trabajo real. En cuanto al proyecto de un nuevo tratado, el jefe de Asuntos Europeos de la Cancillería, Nikolaus Meyer-Landrut ha aconsejado el 13 de diciembre a  su socio francés, Xavier Musca, Secretario General de la Presidencia, aceptar que el Presidente del Consejo de Europa, Herman van Rompuy, comience a consultar a los Estados miembros más importantes sobre la posible estructura adecuada antes de distribuir una propuesta para su aprobación. Landrut también dijo que Suecia estaba considerando seriamente unirse al nuevo tratado a causa del enfado en Estocolmo por la negativa del Reino Unido a participar.
SCS
Dirigentes alemanes
G/J2/5200014-11, 141624Z