23 julio 2015

Truthdigger de la semana: Chelsea Manning por Roisin Davis (Truthdig)

Truthdigger of the Week: Chelsea Manning 
por Roisin Davis (Truthdig
Truthdigger de la semana: Chelsea Manning
«Chelsea Manning es una patriota.
Hoy 4 de julio, en el más patriótico de los días, debería ser celebrada por su heroísmo. Pero a diferencia de la mayoría de los estadounidenses que disfrutan el cuatro de julio haciendo una barbacoa o viendo fuegos artificiales, Manning pasará el cumpleaños de la nación encerrada en los tristes confines de una celda de prisión. 
Eso es porque parece que tenemos una noción muy poco fiable de lo que significa amar el propio país. Simbolizada en nuestro mundo posterior al 11 de septiembre por antihéroes homicidas como el Chris Kyle de "American Sniper" o fechorías como la Ley Patriota, el salvajismo de Estados Unidos se interpreta demasiado a menudo como patriotismo. 
Por exponer algunas verdades terribles, Manning ha soportado el encarcelamiento, la tortura, la humillación y la negación de los derechos y libertades fundamentales. Al  sacar a la luz pública los crímenes de guerra de Estados Unidos a través de la mayor filtración de información clasificada en la historia de Estados Unidos, actuó por puro idealismo. "Quiero que la gente vea la verdad", dijo, "porque sin información el público no puede tomar decisiones informadas.
Manning cumplió con su deber como ciudadana y soldado. Actuó al servicio de los más altos intereses de su país después de presenciar graves violaciones por parte del gobierno de Estados Unidos, violaciones que contravenían el Código unificado de justicia militar, las normas del Manual de campo 27-10 del ejército de los EE.UU. y el derecho internacional.

Durante el juicio de 2013, describió la "asombrosa sed de sangre" de la tripulación de un helicóptero Apache exhibida en Bagdad en 2007, que segó la vida de varios civiles, incluido el fotoperiodista de Reuters Namir Noor-Eldeen y su conductor, Saeed Chmagh. Las imágenes que Manning filtró a WikiLeaks en 2010 revelaron cómo la tripulación "deshumanizó a las personas que estaban atacando y parecían no valorar la vida humana, refiriéndose a ellos literalmente como 'bastardos muertos' y felicitándose unos a otros por la capacidad de matar a tanta gente." 
"Tenía la esperanza de que el público se alarmaría tanto como yo", así se refirió Manning a sus motivaciones. "Quería que el público estadounidense supiera que no todo el mundo en Irak y Afganistán son objetivos que deben ser neutralizados, sino personas que luchan para vivir en el entorno de la olla a presión que llamamos guerra asimétrica. (... )
"Después de la publicación (por WikiLeaks), me sentí alentada por la respuesta de los medios de comunicación y del público en general. ...Como esperaba, otros se sintieron tan desolados, si no más que yo, por lo que vieron". 
Sin el acto de conciencia de Manning, el público estadounidense no sabría nada de la magnitud de los crímenes de guerra cometidos por las tropas estadounidenses en Irak y Afganistán. La tortura generalizada llevada a cabo por las autoridades iraquíes con pleno conocimiento de los militares de EE.UU. habría permanecido oculta, al igual que las estimaciones previamente desconocidas del número de civiles iraquíes muertos en puestos de control militares estadounidenses y la cantidad enorme de muertos civiles iraquíes provocada por la invasión estadounidense. 
"Los denunciantes de ilegalidades", escribe el periodista Gary Younge, "son la nueva generación de patriotas americanos. ...Obligado a elegir entre la lealtad a la bandera y el uniforme, y la lealtad a los ideales que se supone que la bandera representa y que el uniforme debe defender, eligieron lo segundo. Su desafío se deriva del hecho de que, al actuar como lo han hecho, ellos no creen que han defraudado a Estados Unidos. Creen que tenían que actuar porque Estados Unidos estaba defraudándose a sí mismo".
Manning pertenece a un legado del que se puede estar orgulloso, como el ex contratista de la NSA Edward Snowden que él sólo despertó a nuestra generación a la realidad del panóptico de Estados Unidos y encendió el debate sobre las libertades civiles; el ex agente de la CIA John Kiriakou, a quien el gobierno de Obama encarceló en 2013 por informar a ABC News sobre el submarino y la tortura de los detenidos; el fallecido Aaron Swartz, un hacker detenido por la descarga ilegal de artículos académicos del MIT que luego se quitó la vida; Jeremy Hammond, de 28 años, condenado en 2013 a 10 años de prisión federal por hackear la firma privada de inteligencia Stratfor y filtrar la información a través de WikiLeaks; los ex funcionarios de la NSA convertidos en denunciantes, Thomas Drake y William Binney; y la ex asesora de ética del Departamento de Justicia de Estados Unidos Jesselyn Radack que defendió al "talibán estadounidense" John Walker Lindh. 
Y no olvidemos tampoco: Al Mayor General Smedley Butler, el marine más condecorado de la historia que en 1935 confirmó que las compañías fruteras estadounidenses y los bancos estaban detrás de las intervenciones de los marines en Haití, la República Dominicana y Nicaragua; Ronald Ridenhour, el soldado que sacó a la luz la masacre de My Lai de 1968; los ocho activistas contra la guerra que en 1971 enviaron copias al Congreso de los archivos que habían robado de una oficina del FBI en Pennsylvania revelando la operación ilegal de J. Edgar Hoover Cointelpro; y Daniel Ellsberg quien se enfrentó a 115 años de prisión por la difusión de los Papeles del Pentágono. 
En agosto de 2013, Manning fue condenada a 35 años de prisión. Con 27 años en la actualidad podría ser puesta en libertad condicional dentro de unos siete años. Aunque como explica una entrevista reciente de Cosmopolitan: "Todavía no se consideraría libre: El Ejército, dice un oficial de libertad condicional, podría supervisarla hasta su fecha de liberación máxima, 2045."
Librando todavía una batalla valiente, este año Manning hizo su transición a la vida pública del soldado Bradley Manning a la mujer Chelsea. Desde el confinamiento solitario en una base militar en Virginia fue trasladada a Kansas Fort Leavenworth, donde además de la labor en defensa de los derechos humanos, se ha convertido en una defensora clave de los derechos de gays, lesbianas,
bisexuales y transexuales, especialmente de los derechos de los transsexuales. 
A menudo se dice que el "desacuerdo es la forma más alta de patriotismo." Así que en este día de la independencia americana, vamos a celebrar a nuestros denunciantes de ilegalidades. Nos gusta creer que la nuestra es "la tierra de los libres y el hogar de los valientes." Si la libertad exige la verdad y valentía significa sacrificio, entonces Chelsea Manning es una patriota para nuestros tiempos.»