05 septiembre 2015

Entrevista con Julian Assange: 'Estamos ahogados en material' por Michael Sontheimer (Der Spiegel)

SPIEGEL Interview with Julian Assange: 'We Are Drowning in Material'
por Michael Sontheimer (Der Spiegel)
Entrevista con Julian Assange: 'Estamos ahogados en material' 
En la entrevista, Julian Assange, de 44 años, habla de la reaparición de la plataforma de denuncia de irregularidades WikiLeaks y su deseo de prestar asistencia a la comisión de investigación del Parlamento alemán que investiga el espionaje masivo de la NSA.
SPIEGEL: Sr. Assange, Wikileaks está de vuelta -publicando documentos que acreditan la vigilancia de Estados Unidos al gobierno francés, la publicación de los cables diplomáticos saudíes y la publicación de las pruebas de la vigilancia masiva al gobierno alemán por parte de los servicios secretos de Estados Unidos. ¿Cuáles son las razones de este regreso? 

Assange: , WikiLeaks ha estado publicando una gran cantidad de material en los últimos meses. Hemos estado publicando siempre, pero a veces ha sido material que no se refería a Occidente y a los medios occidentales -documentos sobre Siria, por ejemplo. Pero hay que tener en cuenta que había, y sigue habiendo, un conflicto con el gobierno de Estados Unidos que comenzó a volverse más serio en 2010 después de que comenzásemos a publicar una serie de documentos estadounidenses clasificados.
SPIEGEL: ¿Qué significó esto para usted y para WikiLeaks?
Assange: El resultado fue una serie de casos legales, bloqueos, ataques de relaciones públicas y así sucesivamente. Con un bloqueo bancario, WikiLeaks ha visto cortado en más del 90 por ciento sus finanzas. El bloqueo ocurrió de una manera completamente extrajudicial. Tomamos medidas legales contra el bloqueo y hemos obtenido la victoria en los tribunales, por lo que la gente nos puede enviar de nuevo donaciones. 
SPIEGEL: ¿Qué dificultades ha tenido que superar?
Assange: Había habido ataques contra nuestra infraestructura técnica. Y nuestro personal tuvo que aceptar una reducción salarial del 40 por ciento, pero hemos sido capaces de mantener el equipo sin tener que despedir a nadie, de lo que yo estoy muy orgulloso. Hicimos un poco como Cuba, creamos formas de evitar este bloqueo. Varios grupos como la fundación alemana Wau Holland recolectaron donaciones para nosotros durante el bloqueo.
SPIEGEL: ¿Qué hacen con las donaciones que reciben? 
Assange: Nos han permitido pagar la nueva infraestructura que era necesaria. He estado publicando sobre la NSA durante casi 20 años, así que estaba al tanto de la vigilancia masiva tanto de la NSA como del GCHQ. Necesitábamos un sistema de envío de nueva generación con el fin de proteger a nuestras fuentes. 
SPIEGEL: ¿Está en funcionamiento ya?
Assange: , hace unos meses lanzamos un nuevo sistema de envío de nueva generación y también integrado con nuestras publicaciones. 
SPIEGEL: ¿Así que podemos esperar nuevas publicaciones?
Assange: Actualmente estamos ahogados en material. Económicamente, el reto para WikiLeaks es si podemos aumentar nuestros ingresos en proporción a la cantidad de material que tenemos que procesar.
SPIEGEL: Hace nueve años, cuando se fundó WikiLeaks, se podía leer en su sitio web: "El objetivo es la justicia. El método es la transparencia.". Esta es la vieja idea de la Ilustración que nació en el siglo XVIII. Pero si nos fijamos en los regímenes políticos brutales y las grandes corporaciones que actúan despiadadamente, ¿no es que una consigna demasiado idealista? ¿Es suficiente la transparencia? 
Assange: Para ser honesto, no me gusta la palabra transparencia; el cristal frío y muerto es transparente. Yo prefiero la educación o la comprensión, que son más humanos. 
SPIEGEL: El trabajo de WikiLeaks parece haber cambiado. En un principio publicaban sólo documentos secretos. Más recientemente, también ha estado proporcionando el contexto para los documentos.
Assange: Siempre hemos hecho esto. Personalmente he escrito miles de páginas de análisis. WikiLeaks es una biblioteca gigante de los documentos más perseguidos del mundo. Le damos asilo a estos documentos, los analizamos, los promocionamos y obtenemos más. WikiLeaks tiene ahora más de 10 millones de documentos y análisis asociados. 
SPIEGEL: ¿Se bloquea todavía técnicamente el uso de su biblioteca al personal del gobierno y del Ejército de Estados Unidos?
Assange: WikiLeaks sigue siendo un objeto tabú para algunas partes del gobierno.  Se establecieron cortafuegos. Cada empleado del gobierno federal y todos los contratistas recibieron un e-mail diciendo que si leen algo de WikiLeaks, incluso a través de la página web del New York Times, que tienen que eliminarlo inmediatamente de su equipo y hacer un informe. Tendrían que limpiar y confesar. Esa es una nueva histeria McCarthy. 
SPIEGEL: ¿Sabe usted algo acerca de sus lectores?
Assange: No mucho, no los espíamos. Pero lo que sí sabemos es que la mayoría de nuestros lectores provienen de la India, seguidos de cerca por los Estados Unidos. También contamos con un buen número de lectores que buscan personas. La hermana se va a casar y alguien quiere investigar el novio. O alguien está negociando un acuerdo de negocios y quiere saber algo acerca de su posible socio o de un burócrata con que tiene que hablar. 
SPIEGEL: ¿Cambió WikiLeaks su maneras de cooperar con los periodistas y los medios de comunicación en los últimos años?
Assange: Ahora utilizamos mucho más contratos.
SPIEGEL: ¿Por qué?
Assange: Se debe a algunas malas experiencias, principalmente en Londres. Actualmente tenemos contratos con más de un centenar de medios de comunicación de todo el mundo. Tenemos una perspectiva única de los medios globales. Coordinamos varios consorcios de periodistas y organizaciones de medios de comunicación a diferentes niveles y tratamos de maximizar el impacto de nuestras fuentes. Tenemos ya seis años de experiencia en tratar con los medios de comunicación occidentales europeos, medios de comunicación estadounidenses, medios de comunicación indios, medios de comunicación árabes y ver lo que hacen con el mismo material. Sus resultados son increíblemente diferentes.
SPIEGEL: Edward Snowden dijo que muchos periodistas sacaron historias interesantes de sus documentos, pero la única organización que realmente se preocupó por él y lo ayudó a escapar de Hong Kong fue WikiLeaks.
Assange: La mayoría de los medios de comunicación queman sus fuentes. Edward Snowden fue abandonado en Hong Kong, especialmente por The Guardian, que había publicado su historia en exclusiva. Pero pensamos que era muy importante que una fuente tan destacada como Edward Snowden no fuera puesto en prisión. Porque eso habría creado un tremendo efecto paralizador en otras fuentes por venir.  
SPIEGEL: Seguramente habría sido una disuasión para otras fuentes. Pero la mayoría de los periodistas insisten en ser independientes y objetivos. También les gusta hacer hincapié en que no son activistas políticos.
Assange: Lo único que demuestran es que son activistas a favor de cómo son las cosas
SPIEGEL: ¿No ha encontrado también periodistas que profundicen en cuestiones complejas y trabajen duro para ofrecer un análisis adecuado?
Assange: En el Reino Unido a diferentes niveles, el periodismo ha sido la profesión de caballeros aficionados. Y algunos de ellos incluso se enorgullecen de ser amateurs. Su calidad no es comparable con la calidad de los servicios de inteligencia, aunque la mayoría de ellos albergan un notable grado de corrupción e incompetencia. Pero todavía tienen un cierto ideal de profesionalismo. Con el fin de proteger las fuentes, se requiere extrema diligencia y profesionalidad. 
SPIEGEL: En octubre se publicará un libro titulado The WikiLeaks Files. The World According to the US Empire para el cual escribió el prólogo. ¿Trata en él de desarrollar la contextualización, el análisis y la contra-narrativa que necesitan los documentos proporcionados por WikiLeaks?
Assange: Por lo general no hay suficiente comprensión sistemática. Esto tiene que ver con la economía de medios, los ciclos de noticias a corto plazo, pero en realidad yo no culpo a los medios de comunicación por el fracaso. Hay un terrible fracaso en el mundo académico en la comprensión de la evolución geopolítica y técnica actuales y la intersección entre estas dos áreas. WikiLeaks tiene un conflicto público con Estados Unidos, que todavía está en curso y en el que muchos jóvenes se han involucrado. De repente vieron Internet como un lugar donde ocurren la política y la geopolítica. No es sólo un lugar donde contar chismes sobre lo que pasó en la escuela. Pero, ¿dónde estaban los jóvenes profesores dando un paso adelante para tratar dar sentido a todo esto? ¿Dónde está el nuevo Michel Foucault que trate de explicar cómo se ejerce el poder moderno? Absurdamente, es Noam Chomsky quien está haciendo algunos de los mejores comentarios y tiene ahora 86. 
SPIEGEL: Quizá los jóvenes profesores teman que podría no ser muy útil para sus carreras abordar este tema porque es muy controvertido.
Assange: Exactamente. Es inherentemente controvertido. Al mismo tiempo, las relaciones de las principales agencias de inteligencia es un uno de los grandes factores de estructuración del mundo moderno. Es el núcleo de las relaciones no económicas entre los estados. Me preocupa más el mundo académico y la parte específica de la academia que se ocupa de las relaciones internacionales. WikiLeaks ha publicado más de 2 millones de cables diplomáticos. Es el repositorio único de mayor tamaño sobre materiales de relaciones internacionales basados en fuentes primarias, todas de búsqueda. Es el cañón de las relaciones internacionales. El perro más grande en la habitación. Ha habido una cierta investigación publicada en español y en idiomas asiáticos. Pero ¿dónde están las revistas estadounidenses e ingleses? Hay una explicación concreta: Actúan como escuelas preparatorias para el Departamento de Estado de Estados Unidos. La asociación estadounidense que controla los cinco grandes revistas de relaciones internacionales, el ISA, tiene una política oficial, silenciosa, de no aceptar ninguna contribución que se derive de los materiales de WikiLeaks.
SPIEGEL: Hablemos de los políticos. ¿Por qué tienen los políticos -que tuvieron que enterarse, gracias a WikiLeaks y Edward Snowden, de que sus teléfonos están intervenidos y sus correos electrónicos son leídos por espías de habla inglesa- han reaccionado de manera tímida, lenta y poco convincente a estas revelaciones?
Assange: ¿Por qué le resta importancia? Angela Merkel tuvo que parecer dura porque no quería ser vista como un líder débil, pero creo que llegó a la conclusión de que los estadounidenses no van a cambiar. Todo la información de inteligencia de Estados Unidos es muy valiosa para la agencia de inteligencia exterior de Alemania, el Bundesnachrichtendienst. Por favor, imagine por un momento que el gobierno alemán se queja de ser espiado y los americanos dicen: Bueno, te daremos más material que han robado de Francia. Cuando los franceses se quejan, consiguen más material, que fue robado de Alemania. La NSA gasta una gran cantidad de recursos para obtener información, pero tirar algunas migajas a Francia y Alemania cuando empiezan a quejarse de que son víctimas no cuesta nada, las copias digitales no cuestan nada. 
SPIEGEL: Si funciona de esa manera, sería absolutamente vergonzoso para el gobierno alemán y francés.
Assange: Es triste. Parece como si los políticos alemanes pensaran que este debate les hace parecer débiles y crea conflictos con los estadounidenses. Así que mejor restamos importancia al tema de la vigilancia. Si fuera un político alemán y supiera que las agencias de inteligencia estadounidenses han estado recopilando información sobre 125 políticos y funcionarios de alto nivel en las últimas décadas, podría recordar algunas de las conversaciones que tuvo en todos esos años y entonces entendería que los Estados Unidos tienen todas esas conversaciones, y que podría acabar con el gabinete de Merkel en cualquier momento que quisiera, simplemente filtrando fragmentos de esas conversaciones a los periodistas.
SPIEGEL: ¿Ve una situación potencial de chantaje?
Assange: No filtrarían transcripciones de llamadas telefónicas intervenidas, ya que ello podría llamar la atención sobre el propio espionaje. La forma en que los servicios de inteligencia lavan las interceptaciones es extrayendo los hechos expresados durante las conversaciones; por ejemplo, para decir a sus contactos en los medios de comunicación: "Creo que debe investigar tal conexión entre este político y esa persona, lo que hicieron en ese día en particular." 
SPIEGEL: ¿Tiene algún ejemplo documentado en el que se haya utilizado ese tipo de táctica? 
Assange: No hemos publicado todavía ninguno que afecte a un político alemán, pero hay ejemplos de prominentes musulmanes en diferentes países sobre los que se filtró que habían estado navegando porno. Chantaje o destrucción de la imagen pública a partir de interceptaciones es parte del repertorio usado.
SPIEGEL: ¿Quién utiliza estos métodos? 
Assange: El GCHQ británico tiene su propio departamento para tales métodos llamados JTRIG. Incluyen el chantaje, la fabricación de los vídeos, la fabricación de mensajes de texto SMS al por mayor, incluso la creación de empresas falsas con los mismos nombres que las empresas reales que el Reino Unido quiere marginar en alguna región del mundoanimando a la gente a que compre a la empresa falsa y vendiendo productos de inferior calidad, por lo que se crea al negocio una mala reputación. Eso suena como una loca teoría conspirativa, pero se encuentra documentada en el material sobre el GCHQ supuestamente proporcionado por Edward Snowden.
SPIEGEL: Snowden está atrapado en Moscú, Chelsea Manning, antes conocido como Bradley Manning, fue condenado a 35 años de prisión por entregar documentos clasificados a WikiLeaks. ¿Esto no disuade a otros denunciantes potenciales? 
Assange: Fue diseñado para ser un fuerte elemento de disuasión. Sin embargo, con posterioridad a eso se han presentado un número de personas que y estos actos de represión tienen un efecto mixto. Obviamente, sentenciar a alguien a 35 años de prisión tiene algún efecto disuasivo. Pero también erosiona la percepción del gobierno de Estados Unidos como una autoridad legítima. Ser percibido como una autoridad justa es la clave de la legitimidad. Edward Snowden me dijo que habían abusado de Manning en una forma que contribuyó a su decisión de convertirse en un denunciante, ya que muestra que el sistema es incapaz de reformarse.
SPIEGEL: ¿Es usted cada vez más cauteloso? 
Assange: El gobierno de Estados Unidos presenta cinco tipos diferentes de cargos en mi contra. No sé cuántos cargos en total, pero cinco tipos de cargos: espionaje, conspiración para cometer espionaje, fraude informático y abuso, robo de secretos y conspiración general. Incluso si hubiera un solo carga de cada tipo, que no será el caso, serían 45 años, y la Ley de Espionaje contempla la cadena perpetua y también la pena de muerte. Así que sería absurdo que me preocupe por las consecuencias de nuestra próxima publicación. Las autoridades saudíes salieron después de que empezamos a publicar los cables sauditas y dijeron que la difusión y publicación de la información del gobierno conlleva una pena de 20 años de prisión. ¡A sólo 20 años! Así que si hay una elección entre ser extraditado a Arabia Saudita o los EE.UU., entonces debería ir a Arabia Saudita, un país famoso por su moderación judicial. 
SPIEGEL: Cuándo empezó con WikiLeaks en 2006, ¿alguna vez esperó terminar en el tipo de situación en que está ahora?
Assange: No en esta situación precisa. Pero me esperaba dificultades importantes de este tipo. Por supuesto que lo esperaba.
SPIEGEL: Por otra parte, WikiLeaks se ha convertido en una marca global en menos de nueve años, un nombre muy conocido. ¿Compensa eso los problemas sustanciales que está teniendo?
Assange: No. Pero otras cosas sí. El conflicto nos ha hecho mucho más difícil, presentar el WikiLeaks que se ve hoy en día. Esta gran biblioteca construida a partir de la valentía y el sudor de muchos ha mantenido un enfrentamiento de cinco años con una superpotencia sin perder un solo "libro". Al mismo tiempo, estos "libros" han educado a muchos, y en algunos casos, en un sentido literal, puesto a inocentes en libertad.  
SPIEGEL: Esa no es una mala conclusión. Sobre todo teniendo en cuenta que usted eligió a la hora de enfrentarse con alguien a los enemigos más potentes disponibles en la Tierra. ¿O que es más poderoso que el gobierno de Estados Unidos y sus fuerzas armadas y sus servicios secretos? 
Assange: Física. Matemáticas. Los fundamentos de la realidad física son duros y podría hacerse algún ajuste de cuentas pero no está claro cómo.
SPIEGEL: Mencionó las investigaciones estadounidenses. Un fiscal sueco está también investigándolo por la presunta violación en  grado menor y abuso sexual de dos mujeres suecas. Y los británicos quiere encerrarle porque dicen que violó sus condiciones de fianza mediante la solicitud de asilo en la embajada ecuatoriana. ¿Hay otras investigaciones en contra de usted y de WikiLeaks?
Assange: Estados Unidos sigue llevando a cabo una investigación en contra de mí y WikiLeaks en términos más generales, según un documento judicial del gobierno de Estados Unidos de este año. El Pentágono estableció un "cuarto de guerra contra WikiLeaks" y lo dotó según admitió con 120 agentes de Inteligencia de Estados Unidos y del FBI. El centro de la misma se ha trasladado desde el Pentágono al Departamento de Justicia, con el FBI proporcionando "agentes sobre el terreno". En sus comunicaciones con los diplomáticos australianos, los funcionarios estadounidenses han dicho que se trataba de una investigación de "sin precedentes en su escala y naturaleza" -en la que participan más de una docena de diferentes agencias de Estados Unidos, desde el Departamento de Estado a la NSA.
SPIEGEL: ¿Qué caso considera la mayor amenaza?
Assange: Estamos ante una docena de procesos judiciales diferentes. Desde un punto de vista periodístico, en cuanto el mayor caso de espionaje internacional contra una editorial en la historia, es un caso muy atractivo, ante el que los medios tienen razones para protestar todos los días. Pero hay una cosa que todavía es más atractiva que un caso de espionaje y eso es un caso de sexo sin importar lo falso que sea. Hay otra investigación, que tiene que ver con el papel de WikiLeaks en el asilo de Edward Snowden. Y hay que tener en cuenta la Ley Antiterrorista en Gran Bretaña, que es la razón de que Sarah Harrison, nuestra editora de investigaciones, haya tenido que instalarse en Berlín. Australia, mi país de origen, también ha anunciado una investigación criminal contra nosotros esta semana por revelar un secreto de sumario utilizado para encubrir un importante caso de soborno internacional con participación de jefes de Estado.
SPIEGEL: En marzo, el fiscal sueco anunció que finalmente iría a Londres para entrevistarse con usted en la embajada, pero esto finalmente no sucedió.
Assange: La "investigación preliminar", sueca que surgió al calor del conflicto con Estados Unidos, ha estado inactiva durante casi cinco años. No hay cargos. En otros 40 casos, los fiscales suecos han entrevistado a personas en Gran Bretaña durante esos cinco años. No han hecho eso en mi caso y me situaba en una situación financieramente agotadora de libertad bajo fianza.
SPIEGEL: Usted tenía que pagar 200.000 libras (290.000 euros) e informar a la policía todos los días.
Assange: , durante casi 600 días. Y tenía que llevar una unidad de vigilancia alrededor de mi tobillo. Presuntos criminales de guerra de la antigua Yugoslavia bajo fianza aquí en Gran Bretaña no tienen esas condiciones.
SPIEGEL: ¿Cuántos abogados emplea?
Assange: WikiLeaks ha recibido asesoramiento legal de cerca de 150 abogados en todos estos casos.
SPIEGEL: ¿Observa un mayor apoyo o solidaridad como resultado de la persecución continua en su contra?  
Assange: La persecución se utilizó para evitar la solidarización. En parte, tuvo el efecto contrario, pero en parte, en los países occidentales los ataques retóricos contra nosotros se volvieron más fáciles. Pero el clima ha cambiado positivamente. Nunca afectó a la mayor parte del mundo de habla española, francesa o italiana y, obviamente, no es el mundo de habla rusa. Incluso en los Estados Unidos actualmente tenemos el apoyo de la mayoría de las personas menores de 35 años. 
SPIEGEL: ¿Cuál es su impresión de la reputación de WikiLeaks en Alemania?
Assange: La transición de la opinión pública alemana es interesante. Un estudio realizado en 2010 encontró que el 88 por ciento de los alemanes aprecian el gobierno de Estados Unidos; después de las revelaciones sobre la NSA, la tasa se redujo a 43 por ciento. Eso es un cambio saludable en la visió alemana de los Estados Unidos, que ha abierto sus ojos. Japón sufrió el mismo problema. Al mismo tiempo, el apoyo público alemán a WikiLeaks es significativo e incluso bastante corriente.
SPIEGEL: ¿Eso tiene algo que ver con el hecho de que Sarah Harrison, su editora de investigaciones, trabaje en Berlín y, a veces haga apariciones públicas allí?
Assange: Sarah ha tenido un impacto, pero es más bien a la inversa. Sarah permanece en Berlín porque es un ambiente amistoso. Y un número de otras personas relacionadas con WikLeaks están ahí por la misma razón.
SPIEGEL: Usted mismo visitó Berlín en 2009. Visitó el congreso anual de hackers Chaos Computer Club.
Assange: El CCC es un fenómeno único. Hay algunas grandes conferencias americanas, pero están despolitizadas casi en su totalidad.
SPIEGEL: Ya en la década de 1980, el Dr. Wau, el fundador del Chaos Computer Club, propuso el lema: proteger los datos privados, utilizar los datos públicos. Eso ha sido muy previsor. En aquel entonces los miembros de Wau y CCC eran consultores del grupo parlamentario de los Verdes en el Parlamento alemán, el Bundestag. Hoy, el miembro del Partido Verde en el Parlamento Christian Ströbele y otros diputados del Partido de la Izquierda están trabajando duro en una comisión de investigación para revelar la verdad acerca de la naturaleza y el alcance de la vigilancia estadounidense en Alemania. ¿Qué opina sobre este comité? 
Assange: Como analista tiendo a ser cínico sobre tales comisiones, ya que normalmente se establecen más para tapar las cosas que para dar lugar a un debate abierto. Sin embargo, la comisión de investigación del Bundestag es rebuscando algunos hechos interesantes y hay miembros como Hans-Christian Ströbele y otros miembros del Partido Verde y del Partido de la Izquierda que definitivamente quieren saber la verdad acerca de la vigilancia de Estados Unidos en Alemania. 
SPIEGEL: ¿Estaría dispuesto a apoyarlos
Assange: . Si necesitan un testigo estaría feliz de que vinieran aquí y me plantearan preguntas. 
SPIEGEL: ¿Sobre qué temas podría usted hablar con los miembros de la comisión de investigación? 
Assange: Tenemos documentos acerca de la vigilancia de Estados Unidos de los principales políticos alemanes, incluida la canciller y el ministro de Relaciones Exteriores. No podemos revelar nuestras fuentes, pero podemos indicar las razones por las que creemos los documentos son auténticos y ayudar con la interpretación. 
SPIEGEL: Sólo se publicó la lista con los últimos cuatro dígitos de los números redactados. ¿Le proporcionará a los diputados alemanes los números completos?
Assange: . Legalmente, la tabla que hemos publicado con los números de teléfono 125 de los políticos y funcionarios es grande. El fiscal federal alemán abandonó su investigación porque  no ha encontrado pruebas de vigilancia real que se pudieran mantener ante un tribunal. También publicamos notas escritas sobre la base de las interceptaciones de Merkel otros, precisamente para proporcionar esta evidencia.
SPIEGEL: ¿Quién puso los políticos alemanes en la lista?
Assange: James Clapper, el director de inteligencia nacional, aprobó formalmente la política para tomar como objetivo el gobierno alemán. Había tres áreas que fueron atacadas según el material que hemos publicado hasta ahora: asuntos políticos alemanes, políticas europeas y asuntos económicos. Que aparecen de forma explícita en la tabla. Ninguno de los 125 números que publicamos aparece como blanco por "terrorismo" o asuntos militares. Los EE.UU. está en el negocio de la gestión de un amplio imperio. La capacidad de evitar que Merkel recurriera a los BRICS para construir un fondo de rescate para la zona del euro mediante la interceptación de la idea en una etapa temprana es un ejemplo.
SPIEGEL: Erich Mielke, el jefe de la tristemente célebre policía secreta Stasi de Alemania Oriental, le gustaba decir, "Tenemos que saberlo todo." Los espías de Estados Unidos, por su parte, parecían concentrarse en áreas específicas.  
Assange: Las interceptaciones que publicamos eran de las señales globales. Intelligence Highlights (Executive Edition). Esa es la versión ejecutiva; no es la materia aburrida de nivel inferior. Son los premios de la Academia. Cuando de algo se dice que es de alguna manera "interesante", empieza por pasar a través de la cadena alimentaria de la inteligencia. Si es muy "interesante", se pone en los Global SIGINT Highlights. Cuando es tan "interesante" que ayuda a una Hillary Clinton, Barack Obama, al jefe del DNI, al jefe del Departamento de Comercio a tomar una decisión, entonces se mete en la versión ejecutiva.
SPIEGEL: ¿Así que cree que puede aprender algo acerca de las prioridades políticas del gobierno de Estados Unidos? 
Assange: Sí, se pueden observar las políticas reales -que el gobierno de Estados Unidos estaba muy interesado en la idea de que Alemania propusiera un mayor papel de China en el Fondo Monetario Internacional, por ejemplo. Se puede tomar una decisión ejecutiva: Mata esa idea de Merkel de antes de que aprenda a gatear, porque los EE.UU. ve la ayuda de China a Europa como una amenaza a su dominio.
SPIEGEL: Bueno, hemos hablado de los políticos. Y acerca de los servicios secretos. No hablamos de las grandes corporaciones privadas. Conoció a Eric Schmidt, director ejecutivo de Google. ¿Cree que es un hombre peligroso? 
Assange: Si le pregunta "¿Recopila Google más información que la Agencia de Seguridad Nacional?" la respuesta es "no", porque la NSA también recaba información de Google. Lo mismo se aplica a Facebook y otras empresas con sede en Silicon Valley. Recogen una gran cantidad de información y utilizan un nuevo modelo económico que los académicos llaman "capitalismo de vigilancia." La información general de las personas vale poco, pero cuando se agrupa a mil millones de personas, se convierte en estratégica como un oleoducto de petróleo o gas. 
SPIEGEL: Los servicios secretos son percibidos como delincuentes en potencia, pero las grandes empresas de TI se perciben al menos de una manera ambigua. Apple produce computadoras hermosas. Google es un motor de búsqueda útil. 
Assange: Hasta la década de 1980, las computadoras eran grandes máquinas diseñadas para los militares o científicos, pero luego se desarrollaron los ordenadores personales y las empresas tuvieron que empezar a redefinirlas como máquinas que eran útiles para los seres humanos individuales. Organizaciones como Google, cuyo modelo de negocio es una vigilancia masiva "voluntaria", parecen estar dando las cosas gratis. Correo electrónico gratuito, búsqueda libre, etc. Por lo tanto, parece que no son una corporación, porque las empresas no hacen las cosas de forma gratuita. Falsamente parece que son parte de la sociedad civil.
SPIEGEL: ¿moldean el pensamiento de miles de millones de usuarios?
Assange: También están exportando una mentalidad cultural específica. Puede utilizar el viejo término de "imperialismo cultural" o llamarlo el "Disneylandization" de Internet. Tal vez la "colonización digital" es la mejor terminología.
SPIEGEL: ¿Qué significa esta "colonización"?  
Assange: Estas corporaciones establecen nuevas normas sociales sobre qué actividades se permiten y qué información se puede transmitir. Hasta cuánto se puede mostrar un pezón. Asuntos muy básicos, que normalmente son una función del debate público y de los parlamentos que hacen las leyes. Una vez que algo se hace suficientemente controvertido, es prohibido por estas organizaciones. O, incluso si no es tan controvertido, sino que afecta a intereses de alguien que les es próximo, entonces está prohibido o parcialmente prohibidos o simplemente no se promueve.
SPIEGEL: ¿Así que en el largo plazo, la diversidad cultural está en peligro?  
Assange: El efecto a largo plazo es una tendencia a la conformidad, porque la controversia se elimina. Una mentalidad americana está siendo fomentada y extendida al resto del mundo, porque encuentran que esta forma de pensar no genera controversia entre ellos. Eso es, literalmente, un tipo de colonialismo digital; culturas no estadounidenses están siendo colonizadas por una mentalidad de lo que es tolerable para el personal y los inversores de unas pocas empresas de Silicon Valley. El nivel cultural de lo que es un tabú y lo que no se convierte en un estándar de Estados Unidos, donde el excepcionalismo de los Estados Unidos es incontrovertible.
SPIEGEL: La política cultural no es la actividad principal de WikiLeaks. ¿En qué temas va a centrarse en el futuro? 
Assange: En los últimos dos años, nos hemos convertido en especialistas de los tres acuerdos comerciales muy importantes, El Acuerdo Transatlántico para el Comercio y la Inversión (TTIP), el Acuerdo en comercio de servicios (TISA) y la Acuerdo Estratégico Trans-Pacífico (TP). WikiLeaks se ha convertido en el lugar para ir a filtrar partes de estos acuerdos que ahora están en proceso de negociación. Estos acuerdos son un paquete que los EE.UU. están utilizando para reposicionarse en el mundo en contra de China mediante la construcción de un nuevo gran cercado. Estamos viendo algo que daría lugar a una integración económica y jurídica más estrecha con los Estados Unidos, que desplaza el centro de gravedad de Europa occidental, lo aleja de Eurasia, hacia los Estados Unidos, cuando la mayor oportunidad para la paz a largo plazo en Eurasia es su integración económica. 
SPIEGEL: Si se mira a sí mismo, usted ha pagado un alto precio por lo que ha hecho. Y todavía está pagando; usted ha estado sentado aquí en esta embajada durante más de tres años y ha perdido su libertad de movimiento. ¿Acaso estas experiencias cambian su actitud, sus puntos de vista políticos o su disposición a actuar políticamente? 
Assange: Se dice que uno se vuelve menos radical a medida que envejece. Yo acabo de cumplir ahora los 44, pero siento que no he me vuelto menos radical. 
SPIEGEL: Sr. Assange, le damos gracias por esta entrevista.»