29 junio 2015

Grecia: ¿para qué sirve el control de capitales? por Marie Charrel (Le Monde)

Grèce : à quoi sert le contrôle des capitaux ? 
por Marie Charrel (Le Monde
Grecia: ¿para qué sirve el control de capitales?
«El primer ministro griego, Alexis Tsipras, ha anunciado hoy domingo, 28 de junio, en la televisión no sólo el cierre temporal de los bancos griegos, sino también la introducción de controles de capital. Los economistas eran propensos a pensar que tal medida sería difícil de evitar si la negociaciones entre Grecia y sus acreedores seguían aumentando de tono.
En primer lugar, porque la fuga de depósitos continúa. Desde 2010, más de 80 mil millones de euros han abandonado el país, y el movimiento se acelera aún más después del anuncio de un referéndum el viernes por el primer ministro Alexis Tspiras, llamando a los griegos a votar a favor o en contra de la continuación del plan de ayuda europeo y de las reformas. 

El domingo, el Banco Central Europeo (BCE) anunció que mantiene su financiación de emergencia -la ELA, "la asistencia de liquidez de emergencia"- en los niveles actuales. Hasta ahora, se había aumentado regularmente para cubrir la fuga de capitales... 
Y continuará, debido a que es casi seguro que el país no será capaz de pagar los 1,6 mil millones de euros a devolver al Fondo Monetario Internacional (FMI) el 30 de junio. Pero este "accidente de pago" no debería en sí mismo tener consecuencias dramáticas. Y es probable que el Banco Central Europeo (BCE) espere el resultado del referéndum del 05 de julio antes de decidir si continúa o no su ayuda.
Si, como indican las encuestas en este momento, la mayoría de los griegos dice "sí" a las reformas propuestas por los acreedores del país, el BCE mantendrá con probabilidade el ELA. Pero el tema de los controles de capital permanecerá omnipresente hasta que se firme un acuerdo, y el país reciba una nueva financiación. 
Si, al contrario, los griegos votan abrumadoramente no y rechazan las reformas, el Instituto de Frankfurt sacará las consecuencias, reduciendo o incluso cortando el ELA. La introducción de controles de capital sería por lo tanto difícil de evitar.
¿Para qué sirve el control de capitales?
En los casos de grave crisis financiera, el control de capitales se impone como un mal necesario. Introducido en Malasia y Tailandia durante la crisis asiática de la década de 1990, en Argentina, cuando el país se declaró en quiebra en 2001, Islandia en 2008, o Chipre en 2013, está dirigido principalmente a detener la salida de dinero del país y el "bank run": el pánico bancario
Extracciones excesivas de los bancos pueden de hecho poner en peligro la solvencia de éstos, o incluso empujarlos a la quiebra. En consecuencia, la economía se ve privada de dinero en efectivo y ya no puede funcionar... Esto hace que sea vital "cerrar" las fronteras financieras, el establecimiento de controles.
¿Cómo funciona?
Los casos de Islandia y especialmente de Chipre en 2008 y 2013 lo han recordado: la introducción de controles de capital se puede hacer rápidamente. A veces, sólo en un fin de semana. En algunos casos, los bancos están cerrados durante uno a varios días. En Chipre, ejemplo extremo, ¡los bancos bajaron sus persianas durante doce días!  
"Cuando volvieron a abrir, las retiradas de efectivo se limitaban hasta 300 euros por persona, por día y por banco", dice Eric Dor, un economista de la escuela de negocios IESEG. Pagos y transferencias al exterior eran limitadas a 5.000 euros al mes, por persona y por banco. Los viajeros ya no tenían derecho a salir del país con billetes en euros y en moneda extranjera por valor de más de 1.000 euros.
Por último, las empresas debían obtener autorización administrativa para cualquier transferencia al extranjero superior a 5.000 euros: era necesario, en particular, demostrar que los pagos eran necesarios para las actividades normales de la empresa. "Hasta 200 000 euros era necesaria incluso la autorización de un comité del banco central", dice Dor.
¿Qué consecuencias tendrá para los griegos?
Los términos de de un control de capitales en Grecia podrían ser similares a los establecidos en Chipre, aunque con matices graves. "Hoy en día, sólo el 15% de los depósitos griegos están en manos de los residentes extranjeros, frente al 40% en Chipre antes de marzo de 2013", dijo Jennifer McKeown de Capital Economics en una nota sobre el tema.  
Para que el control sea útil, el gobierno griego podría estar tentado a dirigirse a empresas de mayor tamaño. "El problema es que estas últimos ya han trasladado su dinero", dice McKeown.
Lo más efectivo sería apuntar a las pequeñas transacciones y retiradas de cajeros automáticos. Lo que afectaría gravemente a los griegos en su vida cotidiana. Como las pequeñas empresas cuyos proveedores a menudo requieren pagos en efectivo antes de la entrega... Doloroso. Para algunos, sería incluso el golpe de gracia.
Esto también explica por qué el gobierno ha sido hasta ahora muy reacio a la introducción de controles de capital. Afecta principalmente a las clases medias y trabajadores, el corazón de su electorado. 
¿Qué escenarios para el futuro? 
La duración de los controles de capital dependerá, por supuesto, del resultado de las negociaciones entre Atenas y sus socios. Pero en cualquier caso, es delicado levantar rápidamente una medida de este tipo. En Chipreduró dos años. Y Islandia acaba de reducir parcialmente los obstáculos, casi siete años después de su introducción... 
En 2013, las autoridades islandesas también habían advertido a Chipre: cuanto más se tarde, más se convierte el control de capitales en un obstáculo para la recuperación. "Desalienta a los inversores extranjeros, que quieren evitar que sus fondos estén varados en el país", dice Dor. Sin embargo, la economía griega no puede prescindir de la inversión extranjera para recuperarse. 
Resta una cuestión clave: ¿El control de capitales llevará a un "Grexit", a una salida de Grecia de la zona euro? Esto dependerá de la marcha de las negociaciones, la firma o no de un nuevo acuerdo, y la extensión de la suspensión de pagos a sus acreedores.
En el peor de los casos, uno en el que Grecia suspendería pagos ante el BCE y el FMI sin un acuerdo a la vista, el país, privado de dinero en efectivo, se vería obligado a imprimir una o varias monedas paralelas al menos para seguir pagando a los funcionarios y pagar las pensiones. Algunos economistas creen que esto equivaldría a un Grexit de facto. Otros creen que no es imposible que Grecia mantenga la moneda única, a pesar de la existencia de una moneda paralela.»