17 mayo 2015

"Yo soy quien lleva la voz cantante". Entrevista con Yanis Varoufakis por Marcus Gatzke (Die Zeit)

"Ich gebe den Ton an" 
Entrevista con Yanis Varoufakis por Marcus Gatzke (Die Zeit
"Yo soy quien lleva la voz cantante"
No sabe nada de una pérdida de poder: "Yo dirijo las negociaciones", afirma el ministro griego de economía Yanis Varoufakis a ZEIT ONLINE. Se está más cerca de un acuerdo de lo que muchos creen.
ZEIT ON LINE: Sr. Varoufakis, nadie en el Eurogrupo parece querer negociar con usted como ministro. ¿Se siente aislado?
Yanis Varoufakis: No, no estoy aislado. Lo que está pasando en este momento de las negociaciones es lógico: somos el primer Gobierno griego que cuestiona las políticas de austeridad. Es evidente que nos hemos encontrado con una gran resistencia dentro del Eurogrupo.
ZEIT ON LINE: En la reciente reunión del Eurogrupo en Riga fue usted literalmente insultado: usted es un aficionado, usted estaría perdiendo el tiempo. ¿Es correcto?
Varoufakis: Es triste que algunos medios informen de cosas que nunca han tenido lugar. Mis colegas en el Eurogrupo son personas decentes y civilizadas. Jamás se referirían a mí de esa manera. A pesar de las duras negociaciones mantenemos un trato cooperativo. Somos profesionales.

ZEIT ON LINE: ¿No hay enfado por que las negociaciones se prolonguen tanto?
Varoufakis: Es muy posible que a los otros ministros de economía no les gusta la posición griega en las negociaciones. también pueden sentirse frustrados porque Grecia después de cinco años siga siendo un país en crisis. Pero tratamos con el problema de forma racional, con calma y con simpatía. Nosotros, los griegos, nos sentimos mucho más frustrados porque la crisis todavía no se haya terminado en nuestro país. 
ZEIT ON LINE: Su primer ministro Alexis Tsipras ha redistribuido las responsabilidades en las negociaciones con la Troika. Muchos observadores ven esto como una tácita pérdida de poder del ministro de economía griego.
Varoufakis: Usted no debe creer todo lo que se escribe en algunos periódicos. Permítanme aclarar los hechos. En primer lugar, el primer ministro ha declarado en la televisión griega que soy una parte importante del gobierno y para él, personalmente, que sigo desempeñando un papel importante. En segundo lugar, tenemos un grupo de ministros y otros funcionarios clave del gobierno, que han trabajado permanente a mi lado durante semanas, y que ahora se han presentado oficialmente. Hemos dado un nombre al grupo de trabajo. Yo presido este grupo que está bajo mi responsabilidad. Yo tomo las decisiones.
ZEIT ON LINE: Entonces, ¿usted continúa a cargo de las negociaciones por parte de Grecia?
Varoufakis: , soy quien lleva la voz cantante. Estoy a cargo de las negociaciones con el Eurogrupo. tengo el apoyo de varios ministros del gobierno -entre otros de mi buen amigo Euclides Tsakalotos. El hecho de que algunos medios de comunicación presenten la situación como si me dejaran de lado en las negociaciones, es sólo una prueba más de que lo bajo que están ahora los estándares periodísticos.
ZEIT ON LINE: Algunos ministros de economía le reprochan no preparar las reuniones del Eurogrupo. 
Varoufakis: No creo que haya nadie que haya trabajado en los últimos tres meses más duro para encontrar un acuerdo con nuestros socios europeos. El único problema es: nuestras propuestas de reforma no son realmente discutidas por las instituciones. Y tampoco ofrecen alternativas. 
ZEIT ON LINE: ¿Tal vez porque la otra parte todavía desconfía del gobierno griego? 
Varoufakis: Tenemos que convencer a nuestros socios de que nos tomamos en serio las reformas en Grecia y de que con nosotros no habrá más déficits primarios. Esa confianza no está plenamente presente. Es nuestro trabajo conseguirla. 
Berlín, Frankfurt, París, Bruselas -en fin todos- tienen que estar convencidos de que no sólo estamos negociando para volver a los viejos, malos tiempos. Pero esto también significa que las instituciones a cambio deben reconsiderar la que fue su estrategia hasta hoy. Hay que cuestionar la lógica de los programas de recuperación del pasado. Eran destructivos para Grecia.
ZEIT ON LINE: Los ministros de economía de la zona euro lo ven de otra manera. 
Varoufakis: Por supuesto que no es fácil convencer a los 18 países de que la política de los últimos cinco años fue equivocada. El Eurogrupo es un organismo complejo, y es difícil admitir errores. Grecia ha cometido una serie de errores en las últimas décadas, y aprendió de ellos. Ahora es tiempo de que la otra parte admita sus fallos. 
ZEIT ON LINE: ¿Son realmente útiles estas recriminaciones? ¿No es el debate sobre las reformas actuales mucho más importante?
Varoufakis: Nos sorprendió que después de la reunión del Eurogrupo del 20 de febrero no hayamos negociado sobre una serie de medidas que podríamos haber puesto en marcha de inmediato y sobre las que estábamos de acuerdo. En lugar de ello, se requiere de nosotros poner en marcha el viejo programa de reformas, el viejo Memorando de Entendimiento. Parece como si no hubiera existido el acuerdo de finales de febrero. Se discutió el viejo Memorando meticulosamente y línea por línea. Se trataba por lo demás de un acuerdo del gobierno anterior, cuyo sentido nosotros ponemos en cuestión -precisamente para eso hemos sido elegidos por el pueblo griego. 
ZEIT ON LINE: En tales circustancias, ¿cómo podrían ambas partes encontrarse? 
Varoufakis: Estoy convencido de que llegaremos a un acuerdo. Aunque no puedo decir aquí y ahora cómo será el compromiso al que lleguemos al final. Ya hay una larga lista de reformas, las cuales todos los implicados -es decir, las instituciones, nuestros socios europeos- creen que son esenciales. 
Así que la base está ahí. Sólo que el método de cómo las instituciones tienen la intención de poner en práctica la lista, no es muy útil. Exigen que la lista de reformas desemboque en el programa existente. Al final nos quedaríamos tan sólo con una pequeña flexibilidad. Te voy a dar un ejemplo: las instituciones nos permiten no recortar las pensiones. Pero a cambio quieren aumentar el impuesto al valor añadido en algunas islas de vacaciones. Por lo tanto, no puede funcionar. 
ZEIT ON LINE: Pero de alguna manera Grecia todavía tiene que pagar sus deudas. 
Varoufakis: Exactamente -pero necesitamos crecimiento. Las exigencias de la Troika se basan en un análisis simple: En 2020, la deuda representará un máximo de 120 por ciento del producto interno bruto. A partir de entonces, esperan que retroceda: si queremos lograr este objetivo, ¿qué nivel debe alcanzar el superávit primario de Grecia en los años 2019, 2018, 2017? 
Al final llegamos al hecho de que necesitaríamos producir un superávit antes de intereses del 4,5 por ciento en 2016. Pero esto significa seguir en la trampa de la austeridad. El crecimiento que necesitamos tan desesperadamente en Grecia se estancaría. 
ZEIT ON LINE: ¿Cuál es su alternativa?
Varoufakis: En pocas palabras: ¿Qué inversiones y crecimiento podemos esperar y qué superávit primario se alcanza a corto plazo con ello? Si al final significa que la deuda de Grecia en 2020 es superior al 120 por ciento, entonces tenemos que aceptarlo. 
ZEIT ON LINE: Grecia no ha recibido más ayuda financiera desde hace meses. A principios de mayo deben pagarse un nuevo tramo del préstamo del Fondo Monetario Internacional, los sueldos y las pensiones. ¿Les queda suficiente dinero? 
Varoufakis: Si usted hace una pregunta así a un ministro de economía, siempre obtendrá una respuesta afirmativa. Vamos a seguir haciendo nuestro mejor esfuerzo para cumplir con todas las obligaciones. Y esperamos que nuestros acreedores hagan todo lo posible para llegar a un acuerdo.
ZEIT ON LINE: ¿Tal vez ya en la próxima reunión del Eurogrupo el 11 de mayo? 
Varoufakis: No soy profeta. Pero está en nuestro interés llegar a un acuerdo lo antes posible. Estamos mucho más cerca de ese objetivo de lo que creen muchos medios de comunicación