07 mayo 2015

Alemania es el corazón delator de la guerra estadounidense de los drones por Jeremy Scahill (The Intercept)

Germany is the Tell-Tale Heart of America’s Drone War 
por Jeremy Scahill (The Intercept
Alemania es el corazón delator de la guerra estadounidense de los drones
«Un documento de inteligencia de alto secreto de Estados Unidos obtenido por The Intercept confirma que la extensa base militar estadounidense en Ramstein, Alemania, sirve como el centro de alta tecnología del programa de aviones no tripulados de Estados Unidos. Ramstein es el lugar de una estación de retransmisión por satélite que permite a los operadores de aviones no tripulados en el suroeste de Estados Unidos comunicarse con sus aviones a distancia en Yemen, Somalia, Afganistán y otros países no comunitarios. El conjunto de diapositivas de alto secreto, de julio de 2012, proporciona la huella más detallada publicada hasta la fecha de la arquitectura técnica utilizada para llevar a cabo ataques con drones Predator y Reaper.

En medio de las feroces críticas europeas al programa de asesinatos selectivos de Estados Unidos, funcionarios del gobierno alemán y estadounidense han restado importancia al papel de Ramstein en las letales operaciones de aviones no tripulados estadounidenses y han emitido evasivas cuidadosamente redactadas cuando se enfrentan a preguntas directas sobre la base. Pero las diapositivas muestran que las instalaciones en Ramstein desempeñan una función esencial en ataques aéreos letales llevados a cabo por la CIA y el ejército de Estados Unidos en el Medio Oriente, Afganistán y África.
Las diapositivas fueron proporcionados por una fuente con conocimiento del programa de aviones no tripulados del gobierno estadounidense que pidió no ser identificada por temor a represalias. Según la fuente, la importancia de Ramstein en la guerra de drones de EE.UU. es difícil de exagerar. "Ramstein lleva la señal para decirle al drone qué hacer y devuelve la visualización de lo que ve el avión no tripulado. Sin Ramstein, los drones no podrían funcionar, al menos no como lo hacen ahora", dijo la fuente. 
La nueva evidencia sitúa a la canciller alemana, Angela Merkel, en una posición incómoda dada la estrecha alianza diplomática de Alemania con los Estados Unidos. El gobierno alemán ha concedido a los EE.UU. el derecho de usar la propiedad, pero sólo bajo la condición de que los estadounidenses no hagan nada que viole la legislación alemana. 
El gobierno de Estados Unidos sostiene que sus ataques aéreos contra Al Qaeda y sus "fuerzas asociadas" son legales, incluso fuera de las zonas de guerra declaradas. Sin embargo, funcionarios judiciales alemanas han sugerido que tales operaciones sólo son justificables en zonas de guerra reales. Además, Alemania tiene derecho a enjuiciar por "delitos contra el derecho internacional... incluso cuando el delito se haya cometido en el extranjero y no guarde relación con Alemania", según el Código de crímenes contra el Derecho Internacional, que fue aprobado en el año 2002 de Alemania.
Esto significa que el personal estadounidense estacionado en Ramstein podría, en teoría, ser vulnerable a la fiscalía alemana si proporcionan a los pilotos de aviones no tripulados los datos utilizados en los ataques. 
Mientras que el gobierno alemán se ha mostrado reacio a iniciar dichos procesos, puede verse bajo una creciente presión para hacerlo. "Es simplemente un asesinato", dice Björn Schiffbauer del Instituto de Derecho Internacional en la Universidad de Colonia. Los expertos legales consultados por Der Spiegel afirmaron que el personal estadounidense podría ser acusado como criminales de guerra por los fiscales alemanes. 
Una diapositiva de alto secreto confirma el papel central
que Alemania desempeña en la guerra de aviones
 no tripulados estadounidenses.
Ramstein es una de las mayores bases militares fuera de los Estados Unidos, acoge a más de 16 000 entre personal militar y civil. El centro de retransmisión de Ramstein, que se completó a finales de 2013, se encuentra en medio de un bosque enorme y se encuentra junto a un campo de béisbol utilizado por los estudiantes de la Escuela estadounidense de secundaria de Ramstein. El gran complejo, hecho de paredes de hormigón y de mampostería reforzada y encerrado entre árboles en forma de herradura, tiene un techo de metal inclinado. Dentro de este edificio, los escuadrones de la fuerza aérea pueden coordinar las señales necesarias para una variedad de misiones de vigilancia y aviones no tripulados de ataque. En dos lados del edificio se encuentran seis enormes instalaciones con forma de pelota de golf conocidas como paneles de retransmisión por satélite.»

Seguir leyendo en inglés