26 febrero 2015

Por qué al-Qaida atacó a los dibujantes satíricos de Charlie Hebdo en París por Juan Cole (Truthdig)

Why al-Qaida Attacked Charlie Hebdo Satirists in Paris
por Juan Cole (Truthdig)
Por qué al-Qaida atacó a los dibujantes satíricos de Charlie Hebdo en París 
«El horrible asesinato del editor, caricaturistas y otros miembros del personal del irreverente semanario satírico Charlie Hebdo, junto con dos policías, por los terroristas en París fue en mi opinión un golpe, con el objetivo de polarizar la opinión pública francesa y europea.
El problema para un grupo terrorista como Al-Qaeda es que la población a la que puede reclutar son musulmanes, pero la mayoría de los musulmanes no están interesados en el terrorismo. La mayoría de los musulmanes ni siquiera están interesado en la política, y mucho menos en el Islam político. Francia es un país de 66 millones de habitantes de los cuales unos 5 millones son de herencia musulmana. Pero en las encuestas, sólo una tercera parte, menos de 2 millones, dicen que están interesados en la religión. Los musulmanes franceses pueden ser la población musulmana con la herencia más secular del mundo (los musulmanes étnicos provenientes de las repúblicas ex soviéticas a menudo también tienen bajas tasas de creencia y de observancia). Muchos inmigrantes musulmanes de la posguerra fueron a Francia como trabajadores y no eran personas alfabetizadas, y sus nietos están incluso más distantes del fundamentalismo de Oriente Medio, influidos por la cultura urbana y cosmopolita, como el rap y el rai. En París, donde los musulmanes tienden a ser mejor educados y más religiosos, la gran mayoría rechazan la violencia y dicen que son leales a Francia.

Al-Qaeda quiere colonizar mentalmente a los musulmanes franceses, pero se enfrenta a una pared de desinterés. Pero si puede conseguir que los franceses no musulmanes se comporten despiadadamene con los musulmanes étnicos con el argumento de que son musulmanes, se puede empezar a crear una identidad política común alrededor del descontento contra la discriminación.
Esta táctica es similar a la utilizada por los estalinistas en el siglo XX. Décadas atrás leí un informe del filósofo Karl Popper de cómo coqueteó con el marxismo durante unos seis meses en 1919, cuando daba clases en la Universidad de Viena. Dejó el grupo disgustado cuando descubrió que estaban tratando de utilizar las operaciones de bandera falsa para provocar enfrentamientos entre militantes. En uno de ellos la policía mató a 8 jóvenes socialistas en Hörlgasse el 15 de junio de 1919. Para los inescrupuloso bolcheviques -que más tarde se convertirían en estalinistas- el hecho de que la mayoría de los estudiantes y los trabajadores no quisieran derrocar a la clase empresarial era un inconveniente, por eso les parecía correcto "agudizar las contradicciones" entre el trabajo y el capital. 
Los agentes que llevaron a cabo este ataque muestran signos de haber recibido entrenamiento profesional. Hablaban francés sin acento, sin duda sabían que le hacían el juego a Marine Le Pen y la extrema derecha francesa islamófoba. Es posible que hayan sido franceses, pero parecen haberse curtido en el campo de batalla. Este horrible asesinato no fue una protesta contra la piadosa difamación de un icono religioso. Fue un intento de provocar que la sociedad europea estallara en pogromos contra los musulmanes franceses, momento en el que el reclutamiento de al-Qaeda podría exhibir algunos éxitos en lugar de recibir las miradas de indiferencia de los jóvenes pertenecientes a la cultura beur (los franceses árabes se llaman a sí mismos en broma por este anagrama). Irónicamente, hay informes de que uno de los dos policías que mataron era musulmán.»

Seguir leyendo en inglés