12 febrero 2015

El Estado carcelario de Estados Unidos por Chris Hedges (Truthdig)

The Prison State of America 
por Chris Hedges (Truthdig
El Estado carcelario de Estados Unidos
Los pobres encarcelados se han convertido en los trabajadores más explotados de la nación. Son los drones prototipo para el Estado totalitario corporativo.
«Las prisiones emplean y explotan al trabajador ideal. Los presos no reciben beneficios o pensiones. No se les pagan horas extras. Se les prohíbe organizarse y hacer huelgas. Tienen que llegar a tiempo. No se les paga por los días de enfermedad o vacaciones formales. No pueden quejarse formalmente sobre las condiciones de trabajo o riesgos de seguridad. Si son desobedientes, o intentan protestar por sus sueldos irrisorios, pierden sus puestos de trabajo y pueden ser enviados a celdas de aislamiento. Los cerca de 1 millón de presos que trabajan para empresas e industrias del gobierno en el sistema penitenciario estadounidense son modelos de lo que el Estado corporativo espera que todos nosotros lleguemos a ser. Y las empresas no tienen ninguna intención de permitir reformas penitenciarias que reducirían el tamaño de su fuerza de trabajo en condiciones de servidumbre. De hecho, están tratando de reproducir estas condiciones en toda la sociedad.

Estados, en nombre de la austeridad, han dejado de proporcionar a los reclusos artículos de primera necesidad, incluyendo zapatos, mantas e incluso papel higiénico, mientras que comienzan a cobrar por la electricidad y el alojamiento y la comida. La mayoría de los presos y las familias que luchan por apoyarlos sufren una escasez crónica de dinero. Las prisiones son ciudades de empresas. Vales, en lugar de dinero, como se pagó en otro tiempo a los mineros del carbón, y que sólo podían ser utilizado sólo en la tienda de la compañía. Los presos están en una condición similar. Cuando van a la quiebra -y quedar en la ruina es un fenómeno frecuente en prisión- los presos deben tomar préstamos de la propia prisión para pagar por los medicamentos, los honorarios de abogados y médicos y artículos básicos del economato como jabón y desodorante. La situación de servidumbre por deudas en la prisión es tan frecuente como lo es fuera de la cárcel.

Seguir leyendo en inglés