19 noviembre 2014

Una amistad con dos caras: Turquía es 'socio y objetivo' para la NSA por Laura Poitras, Marcel Rosenbach, Michael Sontheimer y Holger Stark (Der Spiegel)

A Two-Faced Friendship: Turkey Is 'Partner and Target' for the NSA 
por Laura Poitras, Marcel Rosenbach, Michael Sontheimer y Holger Stark (Der Spiegel
Una amistad con dos caras: Turquía es 'socio y objetivo' para la NSA 
Documentos del archivo del lanzador de alerta Edward Snowden revelan un espionaje a gran escala contra Turquía por la NSA de Estados Unidos y el GCHQ de Gran Bretaña. También muestran que EE.UU. trabajó en estrecha colaboración con el gobierno turco para combatir a los separatistas kurdos que ahora lideran la lucha contra el IS.
«En una noche de diciembre en 2011, algo terrible sucedió en el Monte Cudi, cerca de la frontera turco-iraquí. Una parte lo describió como una masacre; la otra lo denominó un accidente.

Esa noche varios aviones de combate turcos F-16 bombardearon una caravana de habitantes de la localidadal parecer, bajo la creencia de que eran guerrilleros del separatista Partido de Trabajadores del Kurdistán (PKK). El grupo regresaba desde el norte de Irak y sus mulas iban cargadas con latas de combustible y otros pertrechos. Resultaron ser traficantes, no combatientes del PKK. Al menos 34 personas murieron en el ataque.
Un avión no tripulado Predator estadounidense que sobrevolaba la zona había detectado el grupo, lo que motivó que los analistas estadounidenses alertaran a sus socios turcos.
El vuelo de reconocimiento -del que informó en primer lugar el Wall Street Journal en 2012- y sus trágicas consecuencias proporcionaron una importante información sobre la estrecha relación de trabajo entre los servicios de inteligencia estadounidenses y turcos en la lucha contra los separatistas kurdos. Aunque el PKK sigue siendo considerado una organización terrorista por Estados Unidos y la Unión Europea, su imagen ha mejorado radicalmente por su reciente éxito en la lucha contra el Estado Islámico (IS) en el norte de Irak y Siria. Combatientes del PKK, apoyados por ataques aéreos de Estados Unidos, están allí en el frente de batalla contra el movimiento yihadista, y algunos voces en Occidente abogan incluso por armar el grupo y retirarle la etiqueta de terrorista.
Documentos del archivo del lanzador de alerta estadounidense Edward Snowden a los que han tenido acceso Der Spiegel y The Intercept muestran cuán profundamente se ha involucrado Estados Unidos en la lucha de Turquía contra los kurdos. Durante un tiempo, la NSA incluso entregó a sus socios turcos los datos de localización de los teléfonos móviles de los líderes del PKK con un intervalo de horas. El gobierno de EE.UU. también proporcionó a los  turcos información sobre flujos de dinero del PKK y sobre el paradero de algunos de sus líderes que viven en el exilio en el extranjero. 
Al mismo tiempo, los documentos de Snowden  muestran también que Turquía es uno de los objetivos principales del espionaje de Estados Unidos. Los documentos muestran que los políticos en Washington, DC, han encargado a la NSA adivinar "las intenciones de los líderes turcos", así como el seguimiento de sus operaciones en otras 18 áreas clave. Esto significa que el servicio de inteligencia exterior de Alemania, que fue criticado en las últimas semanas después de que se reveló que había estado espiando a Turquía, no es el único servicio secreto interesado en mantener vigilado al Gobierno de Ankara.  
La ubicación estratégica de Turquía en la intersección de Europa, la Unión Soviética, y el Medio Oriente convirtió al miembro de la OTAN en un socio importante para las agencias de inteligencia occidentales en un momento en que vuelven a la mentalidad de los inicios de la Guerra Fría. Los documentos de Snowden muestran que Turquía es el socio más antiguo de la NSA en Asia. Incluso antes de la fundación de la NSA en 1952, la CIA había establecido una asociación "SIGINT", o asociación para compartir inteligencia de señales, con Turquía, algo que se remonta a la década de 1940

Seguir leyendo en inglés