26 septiembre 2014

Para el FBI, ni siquiera el más anónimo de Anonymous puede mantener su anonimato por Grégor Brandy (Le Monde)

Pour le FBI, même le plus anonyme des Anonymous ne le reste pas 
por Grégor Brandy (Le Monde
Para el FBI, ni siquiera el más anónimo de Anonymous puede mantener su anonimato
«En marzo de 2012, el FBI irrumpía en el apartamento de Jeremy Hammond. Unas horas más tarde, este pirata informático próximo a Anonymous entonces de 27 años admitía ser el autor de varios ataques informáticos importantes.
El FBI necesitó meses para rastrear a Hammond en Internet. En un extenso estudio dado a conocer el 10 de agosto describiendo su caza y su arresto, el sitio The Kernel proporciona detalles poco conocidos sobre los métodos y técnicas utilizados por el FBI para rastrear a un sospechoso en Internet.
Todo comienza con el seudónimo "sup_g" de una persona responsable del ataque contra Stratfor en diciembre de 2011, una empresa de inteligencia estadounidense, y por eso buscado por la justicia.

Con el tiempo y con la ayuda de Sabu, otro hacker que trabajó con el FBI, los agentes federales pueden encontrar los vínculos entre diferentes seudónimos utilizados por Hammond en Internet: se ha apodado "sup_g", pero también "yohoho", "POW" (prisionero de guerra) o "Anarchaos".
Encontrar su verdadera identidad habría sido imposible para los investigadores si el hacker no hubiera, además de estos apodos, dado a conocer imprudentemente tres anécdotas que se vinculaban a su identidad civil. Revela en medio de sus conversaciones que es "freegan," que fue arrestado durante la convención republicana en 2004 y que ha pasado algún tiempo en la cárcel.
No se necesita mucho tiempo para que el FBI identifique a Jeremy Hammond y obtengan una orden para registrar su apartamento. Y como explicó al periodista que lo visitó en la cárcel: 
"Una vez que tenían la orden, tenían mi disco duro. E incluso aunque estuviera encriptado, supe que todo había terminado." 
Hammond fue condenado a diez años de prisión por violar la Ley de Fraude y Abuso Informático. Su puesta en libertad está prevista para la víspera de Navidad, el 24 de diciembre de 2020.»