20 agosto 2014

¿Están los israelíes y los sionistas realmente hablando de una solución final del problema palestino? por Juan Cole (Truthdig)

Are Israelis and Zionists Really Talking About a Final Solution of the Palestinian Problem? 
por Juan Cole (Truthdig
¿Están los israelíes y los sionistas realmente hablando de una solución final del problema palestino?
«El Times of Israel publicó y luego retiró de su sitio un ensayo de Yochanan Gordon que pedía abiertamente el genocidio contra los palestinos de Gaza. Una versión en caché está todavía en Internet este sábado (2 de agosto) por la mañana.
La lógica de Gordon, si uno quiere dignificarla con ese término, es que Hamás llama a la destrucción de Israel, y por lo tanto la única manera de lidiar con ellos es destruirlos por completo. Él usó las palabras "arrasarlos por completo" (obliterate entirely).
Hamás es un partido-milicia de la derecha religiosa. Sí dice que quiere ver el gobierno israelí derrocado. Sus líderes no hablan, sin embargo, de cometer genocidio contra los israelíes. Dicen que quieren recuperar su país que les fue robado por los israelíes en 1948. Los regímenes coloniales siempre producen movimientos de resistencia. 
El hecho es que Hamás fue apoyado por la inteligencia israelí en la década de 1980 para hacer fracasar a la OLP, entonces al Shin Bet y al Mosad no parece haberles preocupado los estatutos del partido.
Por otra parte, la mitad de la población de Gaza son niños, que, podría decirse, no votaron por Hamás en 2006. Incluso muchos palestinos que votaron por Hamás lo hicieron por razones internas -en protesta por la corrupción y el autoritarismo de Fatah y la OLP. No se puede asumir que votaron por él porque querían ver como destruía el Estado de Israel.

Cuando Israel ha alcanzado una tregua con Hamás, Hamás habitualmente la ha respetado. Las treguas generalmente se han roto por Israel. No es cierto que sea imposible hacer frente a la organización. En fecha tan reciente como el mes pasado, el partido había aceptado unirse a Fatah en un gobierno de unidad nacional, tomando posiciones subordinadas en un gobierno que reconozca a Israel.
Gordon tiene una comprensión invertida de quién amenza a quién. Los políticos de Gaza sólo tienen la oportunidad de hacer algunos discursos incendiarios y jactanciosos. El ejército israelí es bastante más eficaz, y tiene la población de Gaza bajo asedio, habiendo matado a uno de cada mil palestinos en Gaza.
Israel destruyó el único aeropuerto de Gaza en 2002, y también puso su puerto fuera de los límites de importaciones libres. Desde 2007 se ha impedido a la gente de Gaza exportar la mayoría de las cosas que producen, o la importación de materias primas básicas. Durante un tiempo incluso Israel limitó la cantidad de alimentos que llegan a la Franja, declarando que poñían a los palestinos "a dieta." Ésta es un gran campo de concentración, y cualquier ser humano encerrado en él trataría de encontrar una manera de luchar contra esta ocupación.
Por no hablar de que Hamás no tiene la capacidad de destruir Israel. Israel tiene un ejército masivo y arsenal y varios cientos de armas nucleares. Hamás tiene algunas ametralladoras. Ningún israelí resultó  muerto por los cohetes de Hamas en 2013 o en los primeros meses de 2014. Fue sólo después de que el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu culpó incorrectamente Hamas por el secuestro de tres adolescentes israelíes este verano, y comenzaron a bombardear intensamente Gaza, que Hamás comenzó a responder con sus cohetes. El 99% de los cohetes de Hamás caen en el desierto sin causar daño. La mayoría de los cohetes son pequeños y poco más que experimentos químicos de estudiante de secundaria. Algunos son más grandes, importados de Irán, pero no había muchos de esos y Hamás no podría utilizarlos para hacer mucho daño real. Una respuesta proporcionada a los cohetes no implicaría matar a 1.500 personas. 
El ejército israelí tiene el derecho de defender a Israel contra los ataques de Hamás, pero no es un derecho absoluto. Se debe respetar el principio de proporcionalidad. No puede cometer crímenes de guerra o genocidio.
Si en los EE.UU. un peligroso terrorista se escondiera en un centro comercial, el gobierno no podría recurrir a F-18 y bombardear el centro comercial en mil pedazos, matando a cientos de compradores. Eso es lo que hizo Israel en Juzaa.
La premisa de Gordon, que Hamás quiere o puede cometer un genocidio contra los judíos, es errónea. Su premisa de que todos los residentes de Gaza son de Hamás es equivocada y desatinada. La principal pregunta de Gordon es si el genocidio contra los palestinos de Gaza estaría justificado si eliminara (y el quiere decir eliminados) la amenaza para Israel. 
La pieza de Gordon inicialmente aparecida en uno de los diarios de mayor circulación de Israel es extremadamente preocupante. Las democracias no abogan por el asesinato o el genocidio. ¿El editor no lo leyó? ¿O es que lo leyó y está de acuerdo con él? 
En cualquier caso, una cosa está clara. Demasiados israelíes tienen en mente justificaciones para un genocidio. Esto incluye alegar que los niños no son combatientes inocentes. Y la Convención sobre el Genocidio deja una cosa clara: Defender el genocidio es un delito por el que se puede ser juzgado en La Haya