19 septiembre 2014

El nuevo monstruo iraquí que Estados Unidos ayudó a hacer por Alexander Reed Kelly (Truthdig)

The New Iraqi Monster America Helped Make
por Alexander Reed Kelly (Truthdig
El nuevo monstruo iraquí que Estados Unidos ayudó a hacer
«Un artículo del New York Times ilumina el papel de Estados Unidos en la creación del líder de ISIS -el violento grupo islámico "que está redibuja[ando] el mapa de Oriente Medio", y confirma el verso del poeta inglés W.H. Auden: "Aquéllos a quienes se hace el mal en contrapartida hacen el mal."
Abu Bakr al-Baghdadi "era un matón callejero cuando lo recogimos en el 2004", dijo un funcionario anónimo del Pentágono citado en el artículo publicado el 10 de agosto. Las fuerzas estadounidenses "recogieron" a al-Baghdadi, entonces un "parásito" de unos 30 años, informa el periódico, en una redada en una casa cerca de Faluya "durante la turbulenta ofensiva de 2004 contra la insurgencia sunita iraquí."
"Es difícil imaginar que podríamos haber tenido una bola de cristal que nos dijera que se convertiría en la cabeza de ISIS", agregó el funcionario. 
The Times afirma en un pasaje crucial: 

"A cada paso, el ascenso de Al Baghdadi ha estado determinado por la participación de Estados Unidos en Irak -la mayor parte de los cambios políticos que alimentaron su lucha, o llevaron a su promoción, nacieron directamente de algún tipo de acción estadounidense. Y ahora ha forzado un nuevo capítulo de esa intervención, después de que los éxitos militares y las masacres brutales de las minorías llevadas a cabo por ISIS en su avance provocaran que el presidente Obama ordenara ataques aéreos en Irak. 
Baghdadi ha parecido deleitarse en la lucha, prometiendo que ISIS pronto estaría en "confrontación directa" con Estados Unidos.
Aún así, cuando por primera vez se adhirió a Al Qaeda, en los primeros años de la ocupación estadounidense, no fue como luchador, sino más bien como una figura religiosa. Desde entonces, se ha declarado a sí mismo califa del mundo islámico, y lleva adelante una violenta campaña para erradicar a las minorías religiosas, como los chiítas y los yazidis, que le ha valido la condena incluso de líderes de Al Qaeda."
El documento continúa afirmando que Baghdadi creció en una comunidad pobre de sufíes -una corriente del Islam conocida por su tolerancia- en un pueblo agrícola cerca de la ciudad de Samarra. Se convirtió en un predicador de la mezquita y obtuvo un doctorado en estudios islámicos en una universidad de Bagdad, en la década de 1990, tiempo durante el cual se radicalizó. El erudito iraquí Hisham al-Hashimi, que investigó la vida de Baghdadi, dice que los puntos de vista de Baghdadi se endurecieron durante un período de cinco años que pasó en un centro de detención estadounidense. 
El artículo concluye con una declaración sombría del principal responsable del Departamento de Estado para la política iraquí, Brett McGurk. En la actualidad Baghdadi manda no sólo una organización terrorista, sino "un ejército en toda regla", dijo McGurk. Hablando en una reciente audiencia del Congreso, advirtió: "es peor que Al Qaeda." 
Lea más aquí, y lea parte de la crónica del ascenso del ISIS en un relato desgarrador de Patrick Cockbrurn de The Independent, The Jihadis Return: Isis and the New Sunni Uprising,” aquí