04 noviembre 2014

Colonización por bancarrota: Argentina apuesta muy alto por Ellen Brown (Truthdig)

Colonization by Bankruptcy: High-Stakes Chess for Argentina 
por Ellen Brown (Truthdig
Colonización por bancarrota: Argentina apuesta muy alto
En otro tiempo los territorios eran capturados por la fuerza militar. Hoy son anexionados a través de la deuda. Naciones indigentes son llevadas ante tribunales de quiebras internacionales que podrían hacer con países enteros lo que hacen los tribunales de quiebras con negocios: vender sus activos, incluyendo bienes raíces. Territorios soberanos podrían ser adquiridos como botín de bancarrota sin un solo disparo.

«Argentina está jugando duro con los fondos buitres que han estado tratando de forzar el país a una quiebra involuntaria. Los fondos buitres están exigiendo lo que equivale a un retorno del 600% de los bonos comprados por centavos de dólar,  rechazando un acuerdo de 2005 en el que 92% de los acreedores aceptó una quita del 70% de sus bonos. Un tribunal estadounidense ha respaldado los fondos buitres; pero la semana pasada, Argentina esquivó su jurisdicción transfiriendo el fideicomiso para el pago del Bank of New York Mellon a su propio banco central. Esa jugada, si es aprobada por el Congreso de la Nación, le permitirá al país continuar haciendo los pagos en virtud de su liquidación de 2005, garantizando la disponibilidad de la mayoría de sus bonos. 
Argentina ya está excluida de los mercados internacionales de capital, por lo que no tiene mucho que perder por desafiar el sistema judicial de Estados Unidos. Valientes movimientos similares de Ecuador e Islandia han dejado a esos países en una posición sustancialmente mejor a la de Grecia que siguió las agendas de los financieros internacionales.
La ventaja para Argentina fue reflejada por la presidente Fernández en un discurso a nivel nacional el 19 de agosto. Luchando por contener las lágrimas, de acuerdo con Bloomberg, dijo: 
"Cuando se trata de la soberanía de nuestro país y la convicción de que ya no podemos ser extorsionados y que no se nos puede volver a cargar de nuevo con la deuda, emergemos como argentinos.
Si firmara lo que tratan de hacerme firmar, la bomba no explotaría ahora sino que habría aplausos, maravillosos titulares en los periódicos. Pero entraríamos en el ciclo infernal de la deuda al que hemos estado sometidos durante tanto tiempo."
El juego final: la Patagonia en el punto de mira 
Las implicaciones más profundas de ese ciclo infernal de la deuda fueron exploradas por el analista político argentino Adrian Salbuchi en un artículo 12 de agosto titulado "Deuda soberana para un Territorio: Nueva estrategia de intercambio global de las étlites". Si antes los territorios eran capturados por la fuerza militar, sostiene que hoy en día están siendo anexionados por la deuda. El plan todavía en desarrollo es conducir naciones indigentes ante un tribunal internacional de quiebras cuyas decisiones tendrían fuerza de ley en todo el mundo. En ese momento, el tribunal podría hacer con países enteros lo que los tribunales estadounidenses de bancarrota lo hacen con las empresas: vender sus activos, incluyendo sus bienes raíces. Territorios soberanos podrían ser adquiridos como botín de quiebra sin disparar un solo tiro.
Financieros globales y megacorporaciones entrelazadas están suplantando en la escena internacional cada vez más a los gobiernos. Un tribunal internacional de quiebras sería una institución que podría tomar decisiones legalmente vinculantes y ejecutables. Los gobiernos pueden decir que no a las tácticas de mano dura de la agencia de cobro de los banqueros globales, el FMI. Un tribunal internacional de quiebras permitiría a los acreedores forzar a una nación a la bancarrota, momento en que los territorios podrían ser vendidos sin su aprobación de la misma manera que lo son los activos de las empresas en quiebra.
Para Argentina, dice Salbuchi, el precio probable sería su muy rica región de la Patagonia, durante mucho tiempo objetivo favorito de los capitales expatriados. Cuando Argentina sufrió una suspensión de pagos (default) masiva 2001, la prensa mundial, incluyendo Time y The New York Times, fueron tan lejos como para proponer que la Patagonia fuera cedida por el país como un mecanismo de pago de la deuda en suspensión.
Al artículo del New York Times le siguió uno publicado en el diario financiero de Buenos Aires El Cronista Comercial denominado "Deuda por Territorio", que describe una propuesta de un consultor estadounidense al entonces presidente Eduardo Duhalde para el canje de la deuda pública por tierras del gobierno. Decía:
"La idea sería la de transformar nuestra deuda pública en suspensión de pagos en inversión de capital directo con el que los acreedores podrían convertirse en propietarios de las tierras donde se puedan desarrollar proyectos inmobiliarios industriales, agrícolas y reales... Podría haber sorprendentes candidatos para esta idea: durante la administración de Alfonsín, los japoneses estudiaron un plan maestro de inversiones en tierras de Argentina con el fin de promover la emigración. La propuesta también fue considerada en Israel."
Salbuchi señala que la cesión de la Patagonia Argentina fue sugerida por primera vez en 1896 por Theodor Herzl, fundador del movimiento sionista, como un segundo asentamiento de ese movimiento.
Otro artículo publicado en el año 2002 fue uno de la subgerente del FMI, Anne Krueger, titulado "¿Deberían países como Argentina poder declararse en quiebra?" Fue publicado en el sitio web del FMI y proponía algunas "nuevas y creativas ideas" sobre qué hacer con Argentina. Krueger decía, "la lección es clara: necesitamos mejores incentivos para que deudores y acreedores lleguen a acuerdos antes que problemas manejables se convierten en auténticas crisis", y agregó que el FMI consideraba que "esto podría hacerse estudiando los procedimientos de quiebra de empresas como el capítulo 11 en los EE.UU."