02 noviembre 2014

Cinco cosas que no sabemos sobre el IS por Yassin Musharbash (Die Zeit)

Fünf Dinge, die wir über das IS-Kalifat nicht wissen 
por Yassin Musharbash (Die Zeit)
Cinco cosas que no sabemos sobre el IS
El IS gobierna en algunas zonas de Irak y Siria un régimen de terror. Importantes preguntas permanecen sin respuesta: ¿Cuál es el poder real de su líder Abu Bakr al-Baghdadi? ¿Hasta dónde llegan su planes de expansión?
«Lo que podemos decir acerca de un fenómeno depende tanto de lo que sabemos como de lo que no sabemos. Si soy consciente de que sé poco sobre algo, lo que sé tiene entonces menos peso. En el caso del Estado Islámico, o del Califato, que el líder del IS Abu Bakr al-Baghdadi ha proclamado en el espacio fronterizo que separa Irak y Siria, considero especialmente valioso tener en cuenta esta idea. Desde 2005 he venido observando a la serie de organizaciones que precedieron al IS; y precisamente por eso he reunido una lista de cinco preguntas, cuya respuesta, en mi opinión, realmente desconocemos. Al menos en la medida que nos permitiría hacer predicciones con seriedad.

1. ¿Cuánto control tiene Abu Bakr al-Baghdadi?
Es indiscutible que el jefe del IS representa el capital teológico de la organización y de oficio (no sólo como "Califa") dispone de la capacidad de tomar decisiones de largo alcance. Pero eso no significa necesariamente que determine el curso militar o tenga un conocimiento detallado de las operaciones militares de la IS. Pero ¿qué pasa con su relación con los comandantes de campo? ¿Cuánto espacio tiene para tomar decisiones independientes? ¿Es Al-Baghdadi un macro o un micro-gerente? ¿Se mantiene informado al detalle de todo lo que pasa o es más bien una eminencia gris? Estas preguntas también son importantes porque hay pruebas de que algunos comandantes son ex militares baazistas. Por tanto, su relación con el "Califa" es especialmene interesante. Podríamos entender mejor a IS, si supiéramos más sobre esta relación.
2. ¿Hay un plan de expansión?
Y con ello me refiero a un auténtico plan, un plan táctico-militar. No una simple representación ideológica de lo que se quiere lograr. Combatientes y cuadros hasta ahora han nombrado como objetivos a las ciudades iraquíes de Nayaf y Samarra, y por supuesto a Bagdad; fuera de Irak también Jerusalén, La Meca y Damasco (pero aquí ya entra en juego la ideología); finalmente: Roma. Pero esto se entiende más bien como un símbolo. En cualquier caso, no tenemos una idea de cómo plantea el IS las próximas semanas o meses. ¿Consolidar Mosul y Raqqa, la dos principales ciudades en poder del IS, antes de atacar otra ciudad? ¿Atacar en el Norte de Irak como predicen algunos expertos? Me parece mas un predicción basada en la intuición que en los hechos. Me gustaría saber especialmente con qué seriedad se ejecuta el plan de tomar de Bagdad -porque sospecho que el IS en ese caso podría extenderse excesivamente, lo que en el caso más favorable significaría el fin del Califato. Quizá los cuadros del IS están ya trabajando en la creación de alianzas en otras ciudades para conquistarlas desde el interior. No lo sabemos. O en todo caso yo no.
3. ¿Quiere Al-Baghdadi atentados en Occidente?
Con Al-Qaeda casi siempre se sabía exactamente a qué atenerse. Porque a la red de Bin Laden le gustaba expresar en voz alta cuáles eran sus intereses. Esto podía servir de orientación porque Al-Qaeda casi nunca golpeó sin antes amenazar o advertir de sus intenciones. Sin embargo, el IS no es Al-Qaeda, y nos sabemos hasta qué punto Al-Baghdadi piensa de una manera diferente. Quizá no mira tanto a Occidente. O al menos no ahora. 
4. ¿Se comunica el IS con las ramas de Al-Qaeda?
¿Es concebible que nos despertamos una mañana y nos encontremos con una declaración de las ramas de Al-Qaeda en la Península Arábiga (AQAP) y el Norte de África (AQMI) en la que se sometan al Califa? Creo que esto es posible, y sería algo extraordinario. Un worst case scenario (el peor de los casos posibles). De un solo golpe Al-Baghdadi tendría miles de nuevos combatientes en varios países y regiones dispuestos a actuar en su nombre. Este paso significaría también de hecho el final de Al-Qaeda, pero para el IS sería el paso adelante definitivo. De hecho, Al Qaeda apenas ha hablado de IS; hay simpatizantes en el entorno de AQAP y AQMI, pero lo que no sabemos es: ¿Hay canales de comunicación con Al-Baghdadi? ¿Hay algo ya negociado? 
5. ¿Cuál es la estabilidad de las alianzas del IS?
El IS se ha asociado con cuadros baazistas y jefes tribales sunitas para hacerse con el control de Mosul y otras ciudades. Pero ¿qué estabilidad tienen esos pactos? ¿Quién se beneficia, que se siente engañado, quién esta insatisfecho? ¿Cuál es el papel del dinero en este contexto? (En el número de Die Zeit de mañana aparecerá un interesante artículo sobre la finanzas del IS)
Hay más preguntas, pero para mí éstas son a día de hoy las más acuciantes.»