20 noviembre 2013

La fantasía de una guerra limpia por Jeremy Scahill (Truthdig)

The Fantasy of a Clean War 
por Jeremy Scahill (Truthdig
La fantasía de una guerra limpia 
Epílogo del exitoso libro de Scahill Dirty Wars: The World Is a Battlefield.
«El 21 de enero de 2013, Barack Obama fue investido para su segundo mandato como presidente de los Estados Unidos. Tal como había prometido cuando comenzó su primera campaña a la presidencia hace seis años, se comprometió de nuevo a pasar la página de la historia y guiar la política exterior de EE.UU. en una dirección diferente. "Una década de guerra está llegando a su fin", declaró Obama. "Nosotros, el pueblo, todavía creemos que la seguridad duradera y una paz duradera no requieren la guerra perpetua."
Gran parte de la atención de los medios ese día estaba en el nuevo peinado de la primera dama Michelle Obama, quien apareció en el estrado con un deportivo flequillo recién cortado, y en las celebridades que asistieron, incluyendo el magnate de hip-hop Jay-Z y su esposa, Beyoncé, quien interpretó el himno nacional. Pero el día que Obama tomó posesión, un ataque aéreo de EE.UU. golpeó Yemen. Fue el tercer ataque de ese tipo en ese país en dos días. A pesar de la retórica del presidente en las escalinatas del Capitolio, hubo abundantes pruebas de que continuaría a presidir un país que se encuentra en un estado de guerra perpetua.»