13 noviembre 2015

Por supuesto, no todos los hombres odian a las mujeres. Pero todos los hombres deben saber que se benefician del sexismo por Laurie Penny (New Statesman)

Of course all men don’t hate women. But all men must know they benefit from sexism 
por Laurie Penny (New Statesman
Por supuesto, no todos los hombres odian a las mujeres. Pero todos los hombres deben saber que se benefician del sexismo
La ira es una reacción completamente apropiada al hecho de saber que estás implicado en un sistema que oprime a las mujeres - pero la solución no es dirigir la ira de nuevo contra las mujeres.
«Esto va a doler. En los últimos meses, ha sido casi imposible abrir un periódico o encender la televisión sin encontrar una historia sobre otra menor de edad siendo violada, otra mujer política acosada, otra mujer transexual asesinada. Sin embargo, mientras mujeres, chicas y un número creciente de aliados masculinos comienzan a hablar contra el sexismo y la injusticia, algo curioso está sucediendo: algunas personas se quejan de que hablar de prejuicios es en sí mismo una forma de prejuicio. 
En estos días, antes de hablar de misoginia, a las mujeres cada vez más se nos pide modificar nuestro lenguaje para no herir los sentimientos de los hombres. No digas: "Los hombres oprimen a las mujeres" - que es sexismo, tan malo como cualquier otra forma de sexismo con el que las mujeres tienen que tratar, posiblemente peor. En cambio, di "Algunos hombres oprimen a las mujeres." Hagas lo que hagas, no generalices. Eso es algo que hacen los hombres. No todos los hombres - sólo algunos hombres.

Este tipo de disputas semánticas es una forma muy efectiva de hacer que las mujeres se callen. Después de todo, la mayoría de nosotras crecimos aprendiendo que ser una buena chica consistía en poner los sentimientos de otras personas por delante de los nuestros. No se supone que debamos decir lo que pensamos si hay una posibilidad de que pudiéramos molestar a alguien, o peor aún, hacer que se enojen. Así que nos tragamos nuestras palabras con disculpas, advertencias y sonidos relajantes. Tranquilizamos a nuestros amigos y seres queridos diciendo "tú no eres uno de esos hombres que odian a las mujeres". 
Lo que no dicen es: por supuesto que no todos los hombres odian a las mujeres. Pero la cultura odia a las mujeres. Por lo que los hombres que han crecido en una cultura machista tienen una tendencia a hacer y decir cosas sexistas, a menudo sin querer. No estamos juzgándote por lo que eres, pero eso no significa que no te pidamos que cambies tu comportamiento. Lo que sientes acerca de las mujeres en tu corazón es de una importancia menos inmediata que la forma en que las tratas a diario.
Puedes ser el hombre más suavemás dulce del mundo y aún así beneficiarte del sexismo. Así es como funciona la opresión. Miles de personas por lo demás decentes son persuadidas para aceptar un sistema injusto porque de esa manera hay menos problemas. La respuesta adecuada cuando alguien pide un cambio en ese sistema injusto es escuchar, en lugar de alejarse o gritar, como haría un niño, que no es su culpa. Y no es tu culpa. Estoy segura de que eres encantador. Eso no significa que no tengas la responsabilidad de hacer algo al respecto.
Sin invocar aburridos estereotipos de género acerca de la multitarea, todos debemos estar de acuerdo en que es relativamente fácil de mantener más de una idea a la vez en el cerebro humano. El cerebro es un órgano complejo, del tamaño y el peso de una horrible coliflor en descomposición, y tiene espacio para muchas tramas de series de televisión de mala calidad y el número de teléfono de la ex amante que realmente no deberías llamar después de seis copas de vodka. Si no pudiera manejar grandes ideas estructurales, al mismo tiempo que las pequeñas ideas personales,  nunca hubiéramos bajado de los árboles y construido cosas como ciudades y salas de cine.
No debería, pues, ser tan difícil como lo es, explicar al hombre medio que, mientras que tú,  hombre individual, que vas a su trabajo diario, comiendo patatas fritas y jugando BioShock 2, puedes no odiar y hacer daño a las mujeres, los hombres como grupo - los hombres como una estructura - sin duda lo hacen. No creo que la mayoría de los hombres sean demasiado estúpidos para entender esta distinción, y si lo son, tenemos que intensificar nuestros esfuerzos para evitar que ostenten casi todos los gobiernos del mundo.
De alguna manera, todavía es difícil hablar con los hombres sobre el sexismo sin encontrar una pared que cobija una abierta hostilidad, incluso violencia. La ira es una reacción completamente apropiada al hecho de saber que usted está implicado en un sistema que oprime a las mujeres - pero la solución no es dirigir la ira de nuevo contra las mujeres. La solución no es cerrar el debate acusándonos de "sexismo inverso", como si eso de alguna manera compensara el problema y pudiera evitar que se sintiera incómodo.
El sexismo debería ser incómodo. Es doloroso y enfurecedor estar en el extremo receptor de los ataques misóginos y también es doloroso ver que suceden y saber que estás implicado, a pesar de que no lo eligieras. Se supone que tienes que reaccionar cuando te dicen que un grupo del que eres miembro está haciendo la puñeta a otros seres humanos, de la misma manera que se supone que debes reaccionar cuando un médico golpea con un martillo tu rodilla para poner a prueba tus nervios. Si no se mueve, algo está muy mal.
Decir que "todos los hombres están implicados en una cultura de sexismo" - todos los hombres, no sólo algunos de los hombres - puede sonar como una acusación. En realidad, es un desafío. , el hombre individual, con tus sueños y deseos individuales, no pidió nacer en un mundo en el que ser un muchacho le dio ventajas sociales y sexuales sobre las niñas. Tú no quieres vivir en un mundo donde las niñas son violadas y luego se les dice que provocaron en un tribunal de justicia, donde el trabajo de las mujeres está mal remunerado o no remunerado, donde se nos llama putas y prostitutas por exigir la igualdad sexual simple. Usted no eligió nada de esto. Lo que te dan a elegir, ahora mismo, es lo que sucede después.
Tú puedes elegir, como hombre, ayudar a crear un mundo más justo para las mujeres - y los hombres, también. Tú puedes elegir desafiar la misoginia y la violencia sexual donde los ves. Puedes optar por tomar riesgos y gastar energía apoyando a las mujeres, fomentando a las mujeres, tratando a las mujeres en tu vida como verdaderos iguales. Puedes optar por ponerte de pie y decir que no y, cada día, más hombres y muchachos están haciendo esa elección. La pregunta es - ¿Serás uno de ellos?»