21 julio 2013

Ojo de Dios, oído del Diablo 
por Rafael Argullol (El País
Las revelaciones de Snowden han puesto al siglo XXI ante el espejo de sus propias aberraciones: abolición de la intimidad, apatía y sumisión. Ignorábamos que esto llegaría a ocurrir con nuestra participación activa