30 junio 2013

U.S. ‘Assessment’: Assad Used Chemical Weapons 
por Alexander Reed Kelly (Truthdig)
'Evaluación' de EE.UU.: Assad utilizó armas químicas
«Gran Bretaña y Estados Unidos están de acuerdo en que el presidente sirio, Bashar al-Assad, ha utilizado armas químicas contra los rebeldes en la guerra civil que cumple ya dos años, un juicio que llevaría a prestar apoyo militar a las fuerzas anti-gubernamentales, pero Rusia no está tan segura.
El primer ministro británico David Cameron ofreció una retórica altisonante sobre la "cuestión muy difícil" que Inglaterra y Estados Unidos "tienen que abordar: ¿Qué vamos a hacer con el hecho de que en nuestro mundo de hoy hay un líder dictatorial y brutal que está utilizando armas químicas en nuestras narices contra su propio pueblo?".
El uso de armas químicas contra los oponentes en combate viola un acuerdo internacional de 1993 firmado por 165 países adheridos a la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas. Siete estados de la ONU no participan en el acuerdo: Angola, Myanmar, Egipto, Israel, Corea del Norte, Sudán del Sur y Siria.
Meses atrás, el presidente Barack Obama dijo que el uso de Assad de armas químicas contra los sirios cruzaría una "línea roja" que haría necesaria una intervención militar. Assad ha negado sistemáticamente la acusación. 
"Después de un análisis deliberativo nuestra comunidad de inteligencia evalúa que el régimen de Assad ha utilizado armas químicas, incluido el agente nervioso sarín, a pequeña escala contra la oposición varias veces en el pasado año", dijo la Casa Blanca en un comunicado el jueves. 
Como el periodista Robert Fisk escribió en The Independent semanas atrás, ésta es una vieja historia. Los gobiernos occidentales han hecho esta dudosa afirmación antes de justificar la intervención militar en los países orientales, siempre con algún objetivo económico o diplomático ulterior de fondo, y siempre como si no hubiera otros horrores cometidos por los jefes de Estado contra su pueblo en otras partes del mundo que son igualmente merecedores de atención.

El periodista Patrick Cockburn ha dejado claro que Gran Bretaña y Estados Unidos sí tienen un interés en una mayor desestabilización de Siria.
El presidente ruso, Vladimir Putin, un partidario de Assad, rechaza la afirmación. La palabra de un hombre de Estado contra otro por sí sola nunca es una prueba de engaño o mala conducta, pero la contestación de Putin significa que los EE.UU. y el Reino Unido no puede ser capaz de ejecutar su apoyo militar fácilmente.  
La evaluación de EE.UU. se basa en las pruebas de la CIA en muestras de sangre, orina y cabello que habrían sido tomados de los combatientes rebeldes muertos o heridos. Assad ha negado en repetidas ocasiones el uso de armas químicas.
Funcionarios estadounidenses dijeron que se estaba determinado aún el tipo específico de armamento a prestar, de acuerdo con The Associated Press, pero que podrían incluir armas pequeñas, municiones, rifles de asalto y una variedad de municiones antitanque, como granadas disparadas a distancia y proyectiles propulsados​​.  
El Ministerio de Asuntos Exteriores de Rusia, que insiste en la celebración de una conferencia internacional de paz, advirtió que las entregas de armas de EE.UU. a rebeldes "subirían el nivel de confrontación violenta y la violencia contra civiles inocentes." Las Naciones Unidas estiman que al menos 93.000 personas han muerto en el conflicto hasta ahora.»