25 octubre 2015

El juicio a Bradley Manning y la obligación legal de exponer los crímenes de guerra por Marjorie Cohn (Rebelión)

El juicio a Bradley Manning y la obligación legal de exponer los crímenes de guerra 
por Marjorie Cohn (Rebelión
«Aunque el informante Bradley Manning se declaró culpable de 10 delitos que le pondrían por 20 años bajo custodia, los fiscales militares están demandando por otros cargos: ayuda al enemigo y violación de la Ley de Espionaje, que aumentan la pena de prisión de por vida.
El consejo de guerra de Bradley Manning, el caso más significativo desde que el denunciante Daniel Ellsberg filtró los Papeles del Pentágono, ha comenzado. Aunque Manning se declaró culpable a principios de este año de 10 delitos que le aseguran unos 20 años en prisión, los fiscales militares insisten en presentar los cargos de ayuda al enemigo y violación de la Ley de Espionaje, que lo llevaría a la cárcel de por vida. La administración de Obama, que ha procesado a más denunciantes bajo la Ley de Espionaje que todas las presidencias anteriores juntas, trata de enviar un fuerte mensaje a los posibles denunciantes futuros de mantener la boca cerrada.
Una obligación legal de reportar crímenes de guerra  
Manning está acusado de crímenes por enviar cientos de miles de archivos clasificados, documentos y vídeos, incluidos el video "Collateral Murder" -Asesinato Colateral-, los "Registros de la Guerra de Irak", los "Registros de la Guerra Afgana" y cables del Departamento de Estado a Wikileaks. Muchos de los documentos que transmitió contienen evidencias de crímenes de guerra.
El video "Asesinato Colateral" muestra un helicóptero de ataque Apache estadounidense matando a 12 civiles e hiriendo a dos niños sobre el terreno en Bagdad en 2007. A continuación, el helicóptero disparó y mató a la gente que trataba de rescatar a los heridos. Por último, un tanque de EE.UU. pasó por encima de uno de los cadáveres, cercenándolo por la mitad. Estos actos constituyen, por separado, tres crímenes de guerra.
Manning cumplió con su obligación legal de reportar crímenes de guerra. No sólo cumplió su obligación legal de obedecer las órdenes legítimas, sino también su deber legal de desobedecer órdenes ilegales.
El capítulo 499 del Manual de Campo del Ejército dice: "Cada violación de la ley de la guerra es un crimen de guerra”. Las leyes sobre la guerra están en los Convenios de Ginebra.

El artículo 85 del Primer Protocolo de la Convención de Ginebra explicita que los ataques a la población civil o a personas constituyen una infracción grave. Hacer fuego sobre los civiles y el asesinato que se muestran en el video "Asesinato Colateral" es una violación de esta disposición de Ginebra.
El artículo 3 común de los Convenios de Ginebra exige que los heridos sean recogidos y asistidos. El artículo 17 del Primer Protocolo establece que la población civil "estará autorizada, aún por su propia iniciativa a recoger y atender a los heridos”. Dicho artículo también dice: "Nadie será dañado... por tales actos humanitarios”. El despido de los rescatistas que se muestra en el video "Asesinato Colateral" viola estas disposiciones de Ginebra.
Finalmente, la Sección 27-10 del Manual de Campo del Ejército establece que "el maltrato de los cadáveres" es un crimen de guerra. Cuando el jeep del ejército pasó por encima del cuerpo muerto, violó esta disposición.
En los Asuntos Diarios del Ejército de los Estados Unidos, artículo N º 27-1 habla de "la obligación de informar acerca de todas las violaciones de la ley de la guerra”. En su audiencia de declaración de culpabilidad, Manning explicó que había ido a su cadena de mando y pidió que se investigase el video "Asesinato Colateral" y otros de "pornografía bélica", pero sus superiores se negaron. "Estaba preocupado por la actuación respecto a los niños heridos", dijo Manning. También estaba molesto porque los soldados que aparecen en el video "parecía que no valoraban la vida humana al referirse a [sus objetivos ] como 'bastardos muertos'".
El Código Único de Justicia Militar establece el deber de un miembro del servicio de obedecer las órdenes legítimas. Pero esta obligación incluye el deber concomitante de desobedecer órdenes ilegales. Una orden de no revelar información clasificada que contiene evidencia de crímenes de guerra sería una orden ilegal. Manning tenía la obligación legal de revelar la comisión de crímenes de guerra.
No hay razón para creer que la filtración podría dañar a los EE.UU. o ayudar a un poder extranjero  
Para probar que Manning violó la Ley de Espionaje, los fiscales deben probar, más allá de toda duda razonable, que había "motivos para creer" que los archivos podrían utilizarse para dañar a Estados Unidos o ayudar a una potencia extranjera. Cuando se declaró culpable, Manning dijo: "Yo creía si el público, sobre todo el público estadounidense, pudiera ver esto, se podría provocar un debate sobre la política militar y exterior en general, como se aplica en Irak y Afganistán". Y añadió: "Puede llevar a la sociedad a reconsiderar la necesidad de participar en la lucha contra el terrorismo sin tener en cuenta la situación de las personas con las cuales estamos involucrados todos los días”.
Estas son apenas las palabras de un hombre que pensó que sus acciones podrían dañar a Estados Unidos o ayudar a una potencia extranjera. Al contrario. A Manning se le permitirá presentar pruebas sobre su creencia de que ciertos documentos no causarían daño a la seguridad nacional en caso de que se vean públicamente. Fue después de que Wikileaks publicara pruebas de comisión de crímenes de guerra contra el pueblo iraquí cuando Irak se negó a conceder la inmunidad penal y civil a las tropas estadounidenses si su estancia en Irak se prolonga, causando la decisión de Obama de retirarlas de Irak. Esto salvó innumerables vidas de estadounidenses e iraquíes .
Un ejemplo de trato cruel, inhumano y degradante
Manning tenía 22 años cuando cometió los actos de valentía por los cuales está acusado penalmente. Durante los primeros 11 meses de su reclusión, se le mantuvo incomunicado y sometido a una humillante desnudez forzada durante la inspección. De hecho Juan Méndez, relator especial de la ONU sobre la tortura, califica el tratamiento a Manning de cruel, inhumano y degradante. Dijo: "Mi conclusión es que los 11 meses en condiciones de incomunicación (sin importar el nombre que se dan las autoridades a este régimen de la prisión) constituye, como mínimo, un trato cruel, inhumano y degradante y viola el artículo 16 de la Convención contra la Tortura. Si los efectos en lo que se refiere al dolor y sufrimiento infligido a Manning fueron más severos, podrían constituir tortura". Méndez no pudo concluir de manera tajante que el tratamiento de Manning fue tortura porque le negaron la autorización para visitarle en condiciones aceptables. Méndez también concluyó que: "La imposición de condiciones seriamente punitivas de detención de una persona que no ha sido declarado culpable de un delito es una violación de su derecho a la integridad física y psicológica, así como de su presunción de inocencia".
El propio Obama violó la presunción de inocencia de Manning cuando dijo hace dos años que Manning "violó la ley”. Pero si bien la Constitución pide que el Presidente haga cumplir las leyes, Obama se niega a permitir que los funcionarios y abogados de la administración Bush que sancionaron y llevaron a cabo un régimen de tortura -que constituye un crimen de guerra según Ginebra- sean legalmente declarados responsables. Parece que si Bradley Manning hubiera cometido crímenes de guerra sería un hombre libre si los ocultara, en lugar de enfrentarse a prisión de por vida por sus acciones heroicas.»