20 abril 2013

Cómo convertir un mundo sin enemigos en el sitio más amenazador del universo por Tom Engelhardt (Rebelión)

Cómo convertir un mundo sin enemigos en el sitio más amenazador del universo 
por Tom Engelhardt (Rebelión)
«El enemigo comunista, con "el cuarto ejército del mundo”, ha estado agitando misiles y amenazando a EE.UU. con el aniquilamiento nuclear. Guam, Hawái, Washington: todos, afirma, son posibles objetivos. La cobertura en los medios ha sido horripilante. EE.UU. está enviando apresuradamente un sistema de defensa de misiles no probado a Guam, colocando barcos interceptores de misiles frente a la costa surcoreana, enviando bombardeos B-2 Stealth “con capacidad nuclear” a miles de kilómetros en vuelos fingidos de bombardeo, presionando a China y realizando ejercicios de guerra a gran escala con su aliado surcoreano.
Solo existe un pequeño problema: todavía hay poca evidencia de que el enemigo con unas pocas armas nucleares que se enfrenta (al menos retóricamente) a un arsenal estadounidense de 4.650 de esas armas tenga la capacidad de miniaturizar y montar por lo menos una en un misil, mucho menos lanzarla con exactitud, ni tiene un misil capaz de llegar a Hawái o Washington, y yo tampoco incluiría Guam.
También sucede que se trata de un país desesperado, que posiblemente no tiene suficiente combustible para una fuerza aérea moderna, cuyos ciudadanos, en promedio, son varios centímetros más pequeños que sus vecinos del sur gracias a décadas de intermitente hambruna y desnutrición y que son gobernados por un extraño culto familiar trigeneracional. Si ese otro comunista, Karl Marx, no hubiera escrito genialmente otrora que la historia se repite “primero como tragedia, después como farsa”, hubiéramos tenido que inventar la frase para esta situación.»