19 marzo 2013

Karlheinz Deschner: La Historia criminal del cristianismo en 10 tomos por Wolfgang Beutin (Rebelión)

Karlheinz Deschner: La Historia criminal del cristianismo en 10 tomos 
por Wolfgang Beutin (Rebelión)
«El 8 de marzo apareció editado el décimo volumen de la "Historia criminal del cristianismo". El autor, Karlheinz Deschner, nacido en 1924, es uno de los críticos más destacados de la religión y la Iglesia. Por la obra de su vida, "Historia criminal del cristianismo", cuyo primer volumen apareció en 1986, ha sido distinguido con numerosos galardones.
Crítica de la religión y crítica de la Iglesia son hoy día conceptos usuales pero no unívocos. En principio se puede criticar la religión como un fenómeno universal de la humanidad y como un hecho cultural actual o, merced a las distintas formas de fe existentess, es posible criticar ésta o a aquella como errónea o como evolución y derivación mendaz de determinada religión. En principio se puede criticar a la Iglesia como parte constituyente del sistema "cristianismo-Iglesia-teología", pero también –de la mano de una , de muchas o de todas las Iglesias cristianas- se pueden criticar únicamente sus desaciertos, errores y crímenes. 
En la historia europea y norteamericana del pensamiento y la literatura se ofrecen todo tipo de críticas religiosas y eclesiales, en las que los diversos autores con frecuencia acentuan y destacan distintos enfoques y hechos, operando con distintos grados de radicalidad y deduciendo conclusiones diferentes. Algunos de entre ellos críticos con el cristianismo, con las Iglesias cristianas o confesiones y con sus dogmas. El poeta Hans Jahnn reconocía en 1946: "El cristianismo me ha enojado enormemente, me ha airado su galopada de estos 2000 años en dirección equivocada". La conclusión de todo ello debiera ser doble: parar rápidamente la marcha y reparar en la medida de lo posible los daños ocasionados. "Zahme Xenien" de Goethe comienza: "No creáis que chocheo, que fantaseo" -asegura el poeta-, "toda la historia de las Iglesias es una mezcolanza de errores y violencia"..., lo que caracteriza la praxis eclesial es la "violencia" y el "error" su enseñanza.
De los descubrimientos de Ludwig Feuerbach en el siglo XIX debía concluirse de hecho la liquidación del cristianismo, luego de haber liquidado su teología. El filósofo intentó derogar el más allá teológico y reconoció a dios –como a toda persona celestial desde la trinidad hasta el santo o bienaventurado último en la escala- como un ser abstracto sólo existente en el pensamiento o en la imaginación, o dicho en términos actuales, como una proyección espiritual y, por tanto, la teología sería una "patología psíquica".»