23 marzo 2013

El legado cancerígeno de las guerras en Iraq por Dahr Jamail (Rebelión)

El legado cancerígeno de las guerras en Iraq 
por Dahr Jamail (Rebelión)
«Se sospecha que la contaminación producida por las municiones de uranio empobrecido (UE) y otra polución relacionada con los militares ha causado un marcado aumento de defectos congénitos, casos de cáncer y otras enfermedades en gran parte de Iraq.
Muchos eminentes médicos y científicos afirman que la contaminación por UE también está relacionada con la reciente aparición de males que antes no se conocían en Iraq, como nuevas enfermedades renales, pulmonares y hepáticas, así como un colapso total del sistema inmunológico. La contaminación por UE también se puede relacionar con el agudo aumento de casos de leucemia, enfermedades renales y anemia, especialmente entre los niños, de los que se informa en muchas gobernaciones iraquíes.
También ha habido un aumento dramático de abortos y nacimientos prematuros entre las mujeres iraquíes, particularmente en áreas en las que tuvieron lugar operaciones con equipamiento pesado de los militares estadounidenses, como Faluya.
Las estadísticas oficiales del gobierno iraquí muestran que antes del inicio de la Primera Guerra del Golfo en 1991, la tasa de casos de cáncer en Iraq era de 40 por cada 100.000 personas. En 1995, había aumentado a 800 de cada 100.000 y en 2005 se había duplicado por lo menos a 1.600 casos por cada 100.000 personas. Los cálculos actuales muestran que la tendencia creciente continúa.»