17 octubre 2015

Tu televisor te está mirando por Patrick Beuth (Die Zeit)

Dein Fernseher schaut dir zu 
por Patrick Beuth (Die Zeit)
Tu televisor te está mirando
Desde hace tiempo se observa lo que los lectores de e-books leen y por cuanto tiempo lo hacen. Desde julio Telekom hace lo mismo con la televisión digital y vigila el consumo de sus clientes.
"Empresas como Amazon y Apple conocen con bastante exactitud los libros que leemos, las canciones que oímos y los programas de televisión que vemos. A fin de cuentas, hace mucho tiempo que compramos e-books, álbumes MP3 y capítulos de Breakin Bad en Amazon o iTunes. Pero ahora éstas y otras corporaciones quieren saber qué leemos o vemos en televisión con más detalle. Y consiguen que cada vez sea más difícil para nosotros evitarlo.

Tu e-book te lee, titulaba hace poco el Wall Street Journal. Aludía directamente a Amazon, Barnes & Noble y otros que observan a sus clientes por encima del hombro mientras leen e-books. El tiempo y  la atención que dedican a cada sección, en que lugar del libro colocan el e-reader de la página, lo que subrayan. Las empresas gravan estos datos. Esto es posible porque los aparatos de lectura y las aplicaciones están conectados a Internet de modo permanente o, al menos, se conectan ocasionalmente, y así pueden transferir los datos correspondientes a los servidores de las empresas.
En la actualidad, este tipo de investigación se empieza a llevar a cabo también entre los que ven la televisión. Desde mediados de julio, Telekom acumula y grava en Alemania cómo los clientes ven su paquete de entretenimiento destinado a la televisión digital. Según el  Instituto Nacional de Consumo (Verbraucherzentrale Bundesverband) llegan a saber así qué canales se eligen, cuándo se usa el servicio, qué programas se ven y cuándo se cambia de canal.
Los datos de aproximadamente 1,7 millones de clientes de programas de entretenimiento son primero recogidos de forma pseudoanónima, después procesados y valorados de forma anónima, para finalmente ser puestos a disposición de los programadores de televisión.
¿Por qué lo hacen? Los datos son una mina de oro. Hasta ahora las librerías sólo conocían las cifras de ventas. Jamás llegaban a saber lo que sucedía después con los libros. Es cierto que en televisión se miden las cuotas de pantalla, pero el procedimiento es laborioso, caro y se basa en estimaciones que no son del todo exactas. Pero estos números sirven de base para cálculos sobre cuanto dinero se puede recaudar de publicidad y para la planificación de la programación.
Barnes & Noble, posiblemente, han averiguado que los usuarios de los e-readers Nook, normalmente no llegan al fin de los libros técnicos. Por eso, la cadena de librerías ha introducido el nuevo formato 'Nook snaps',  un formato breve, periodístico, sobre temas técnicos, comparable al Kindle Singles de Amazon.
De esta manera también los programadores de televisión pueden adaptar sus formatos a las supuestas preferencias del usuario: Más programas informativos o menos, emitir películas en horarios más tempranos, optar por otros géneros, emitir documentales más o menos largos. El principio, por supuesto, no es nuevo - desde que se recopilan cuotas de pantalla, la programación se dirige conforme al gusto de la mayoría. Lo nuevo es la cantidad de espectadores investigados y, con ello, la exactitud de los datos.
Investigar a un número tan alto de usuarios es posible porque Telekom parte de la idea de que los usuarios que ven programas de entretenimiento no tienen nada en contra. Así Telekom optó por un llamado procedimiento Opt-out. Esto significa que quienes no quieran ser vigilados tienen que solicitarlo expresamente, de no hacerlo Telekom supone que el cliente está de acuerdo.
Desde el punto de vista de la protección de datos este procedimiento no se considera  totalmente correcto; pero es habitual, entre otras razones, porque pocas veces se protesta contra él. En Amazon, por ejemplo, según las condiciones de uso, el usuario manifiesta haber comprendido que ciertos datos son recopilados y almacenados en los servidores de Amazon. Por ejemplo, 'últimas páginas leídas' así como 'anotaciones, signos, notas, marcas o señales que realice con su aparato o la aplicación'. Quien no lea las condiciones de uso, ni siquiera se entera.
Pero incluso quien se oponga, no puede evitar totalmente que se recopilen sus datos. Únicamente 'el empleo y uso de las marcas y notas pueden actualmente ser modificadas mediante el cambio de las preferencias standard de su dispositivo', se dice en las condiciones de uso. Esto quiere decir: Amazon ha optado por un procedimiento Opt-out, e incluso éste funciona sólo limitadamente.
En el caso de Telekom, el cliente es informado por correo y también a través de la pantalla de su televisor. Para desactivar la recolección de datos, un cliente tiene que modificar las opciones de su receptor, elegir su cuenta de usuario y activar la opción protección de datos y para confirmar su oposición introducir su PIN de usuario."