15 marzo 2011

“This Could Become Chernobyl on Steroids”: Nuclear Engineer Arnie Gundersen on Japan’s Growing Nuclear Crisis
por Sharif Abdel Khouddous (Democracy Now!)

"Esto podría convertirse en un Chernobyl amplificado": el ingeniero nuclear Arnie Gundersen habla sobre la crisis nuclear desatada en Japón
Japón está al borde de una catástrofe nuclear tras una tercera explosión en la central nuclear de Fukushima Daiichi, que resultó seriamente dañada por el terremoto de 9 grados y el tsunami producidos el viernes. La explosión dañó gravemente la estructura de acero que contiene el reactor número 2 de la central, haciendo que los niveles de radiación de la zona aledaña aumentaran hasta ocho veces el límite legal de exposición anual. Los trabajadores de la central "abrían manualmente las válvulas dentro de esta zona de contención para evitar que la presión se acumulara", explica nuestro invitado, Arnie Gundersen, ingeniero nuclear. "Imagino que gran parte de estos intentos han sido abandonados por los altos niveles de radiación".

"Get the Children Away from the Reactors": Japan Urged to Expand Evacuation Area Around Nuclear Plants as Leaking Radiation Spreads
por Sharif Abdel Khouddous (Democracy Now!)

"Que los niños se alejen de los reactores": Japón se ve obligado a ampliar la zona de evacuación en torno a las centrales nucleares mientras se extiende la radiación
La activista antinuclear japonesa Aileen Mioko Smith y el ingeniero nuclear Arnie Gundersen se preguntan si los funcionarios japoneses están tomando suficientes medidas para proteger a los civiles de la radiación, por ejemplo si se está haciendo un monitoreo apropiado y si se están ampliando las zonas de evacuación. Alrededor de 70.000 residentes se han visto obligados a evacuar sus hogares, y otras 140.000 personas han recibido órdenes de no salir a la calle. "No se puede proteger a la gente de la realidad", afirma Smith. Y Gundersen dice: "Si estuviera en Japón, al menos alejaría a los niños de los reactores porque crecen más rápido y sus células son más susceptibles al daño radiactivo. Ampliaría la zona a 50 kilómetros y como mínimo sacaría a los niños de los reactores".