01 julio 2010

Los conservadores quieren proteger del progreso lo existente .
Imagen de Johannes Simon (Die Zeit)

Was ist konservativ?
por Jens Jessen (Die Zeit)

Diez tesis sobre un concepto político a menudo malinterpretado tanto por partidarios como por detractores.
"El conservadurismo tuvo en Alemania durante mucho tiempo mala fama. Incluso los políticos de la Unión [Demócrata Cristiana] rechazaban ser denominados conservadores; conservadurismo sonaba a anticuado, inmóvil y autoritario, algunas veces incluso a corrupto e insensible. En todo eso podría haber, según los casos, algo de verdad; pero tal visión no alcanzaba ni alcanza a definir el núcleo del conservadurismo, que aspira a proteger ante un progreso ambiguo lo que ha demostrado ser útil. La desvalorización del conservadurismo tuvo más bien que ver con que el progreso, en el tiempo de postguerra, para la mayoría trajo sólo cosas buenas: la emancipación de la mujer, la demolición de estructuras autoritarias, el aumento de posibilibilidades de ascenso, bienestar para las masas y, en general, la democratización de la sociedad. Aquellos que pretendían combatir o frenar este progreso, podían ser sólo malas personas que defendían privilegios y relaciones de poder tradicionales frente a un futuro más brillante.
Pero, ¿qué pasa si el progreso cambia su dirección y se dirige contra las expectativas emancipatorias? ¿Si la globalización daña el bienestar, el desarrollo económico obliga a las mujeres a volver al hogar, la técnica amenaza la libertad y favorece estrategias autoritarias, la capacidad de competir en los mercados puede obtenerse sólo al precio de reducir las prestaciones sociales? Entonces, de repente, puede suceder que aquello que en su momento se impuso contra fuerzas conservadoras se convierta en algo que merece ser conservado."