12 mayo 2010

Un buen gestor del odio
por Gabriel Albiac (ABC)

"Quienes reímos del infantilismo necio de aquel cateto que, en 2003, llamaba a media tarde a los periódicos para mendigar su foto de adolescente descortés en la primera página del día siguiente, nos equivocábamos. No porque el de la suplicada foto fuera menos infantil o cateto de lo que parecía. Nos equivocábamos en lo esencial: no entendimos que infantilismo y catetez, sumadas a una impecable carencia de escrúpulos morales, son arma eficacísima en las manos de un frío profesional de la política; esto es, de un tipo que jamás se ha ganado ni se ganará la vida de otro modo que no sea engañando al contribuyente, ese pobre animal que vota, calla y paga."