09 mayo 2010

por Alfons Holtgreve (FAZ)

Beschuldigt nicht Griechenland
por Gerald Braunberger y Patrick Welter (FAZ)

No le echéis toda la culpa a Grecia
"«He enviado un telegrama al Club: por favor acepten mi baja. Jamás pertenecería a un Club que me aceptara como socio.» Esta cita no procede del primer ministro griego Yorgos Papandreou, sino del cómico Groucho Marx. Papandreou habría, por supuesto, podido telegrafiar con toda la razón una respuesta similar a Bruselas. Pues es un error hacer a los griegos los únicos responsables de la miseria actual. La crisis de deuda pone de manifiesto los descuidos, reiterados una y otra vez durante años, de los europeos en la regulación de su espacio monetario. De modo vacilante, la canciller señala hacia ese problema, cuando insinúa que el error, que se cometió al permitir la entrada de Grecia en la Zona-euro, no puede volver a repetirse. Sin embargo, la Señora Merkel no mira lo suficientemente atrás.
El fallo cardinal tuvo lugar en 1998, cuando Bélgica e Italia fueron admitidos en un Club, en absoluto tan exclusivo como se piensa, aunque ambos países con una deuda estatal de más del 100% de su producto interior bruto incumplían los criterios de entrada. La admisión de Bélgica e Italia impidió negar la entrada a la unión monetaria dos años después a Grecia."