01 diciembre 2009

In Third Week of Hunger Strike, Ailing Western Saharan Human Rights Activist Aminatou Haidar Demands Moroccan Authorities Allow Her Return to Occupied Homeland
por Amy Goodman (Democracy now!)

En su tercera semana de huelga de hambre, la debilitada activista de derechos humanos del Sáhara Occidental Aminatou Haidar exige a las autoridades marroquíes que le permitan regresar a su tierra, ocupada por ese país africano
Una activista de derechos humanos del Sáhara Occidental se encuentra ya en su tercera semana de huelga de hambre tras haber sido deportada contra su voluntad por las autoridades marroquíes que mantienen ocupado su lugar de origen. Aminatou Haidar, conocida como la “Gandhi Saharaui”, se encuentra en un aeropuerto de las Islas Canarias y exige que se le permita regresar a su hogar. Marruecos ocupa gran parte del Sáhara Occidental desde 1975. Nos ponemos en comunicación con el aeropuerto de Lanzarote para hablar con el actor español Guillermo “Willie” Toledo, que se encuentra acompañando a Haider, y hablamos también con Mouloud Said, el representante en Washington DC del Frente Polisario, el movimiento de independencia saharaui. También conversamos con el profesor de la Universidad de San Francisco Stephen Zunes, coautor del libro de próxima aparición: “Western Sahara: Nationalism, Conflict, and International Accountability” (El Sahara Occidental: nacionalismo, conflicto y responsabilidad internacional).

Study: In Afghan Debate, Few Antiwar Op-Eds in Nation’s Two Leading Newspapers
por Amy Goodman (Democracy now!)

Estudio: En el debate sobre Afganistán, pocas columnas de opinión de los dos principales periódicos del país tienen una postura contraria a la guerra
El presidente Obama dio la orden de que se lleve a cabo una importante escalada de la ocupación estadounidense de Afganistán enviando otros 34.000 soldados. ¿Han funcionado los medios como un altavoz para las voces partidarias de la guerra? Un nuevo estudio del grupo Fairness and Accuracy In Reporting revela que las posiciones a favor de la guerra superaron por un amplísimo margen a las contrarias en las columnas centrales de opinión publicadas por los dos principales periódicos del país, el New York Times y el Washington Post.